Hay dos métodos básicos para aprender algo:
Imitar al que sabe hacerlo
Evitar hacer lo que hace el que no lo sabe hacer

Como nuestro cerebro, por mero instinto de supervivencia, está programado para detectar las cosas negativas, es más fácil identificar errores que cualidades.

Por eso hoy vamos a ver cuáles son esos errores financieros que nos están arruinando silenciosamente.

 

1. Dar más importancia al sueldo que al patrimonio neto.

Creemos que los que ganan más que nosotros están mejor, porque eso es lo que vemos. Tienen mejor coche, mejor ropa, mejores juguetes, se van de vacaciones a mejores sitios, etc.

patrimonio neto

Pero no siempre es así. Mejor estilo de vida puede significar mayores deudas y si sabemos de alguien que gana más y que tiene problemas económicos, seguramente lo primero que pasará por nuestra cabeza es que es un tonto o codicioso, porque “si yo ganara esa cantidad se solucionarían todos mis problemas”

Pero mira ahora hacia el otro lado. Seguramente hay alguien que cobra menos que tú, que le encantaría ganar lo que tú ganas. Para esa persona, tú eres el tonto codicioso.

La clave para tener unas finanzas saludables no está en el sueldo, sino en el patrimonio neto. Clic para tuitear

Para calcular tu patrimonio neto tienes que hacer un balance general, el cálculo es simple. A todo lo que tienes, le restas todo lo que debes. Y esa es la cifra que más te tiene que importar. Más que tu sueldo. Esa es la cifra que tienes que hacer crecer.

La buena noticia es que puedes hacer crecer tu patrimonio neto con el mismo sueldo que tienes.

2. No contar con un fondo de emergencias

Como dice la célebre frase: “shit happens”

fondo de emergencias

Aunque seamos optimistas y veamos el lado positivo de todo, no podemos evitar que las cosas malas sucedan. Lo que sí podemos evitar es estar desprevenidos. Y para eso es necesario ahorrar.

Recuerda:

El ahorro es dinero que guardo hoy para gastar mañana. Clic para tuitear

El fondo de emergencias es un ahorro, y como todo ahorro, es imprescindible que tenga un motivo, un “para”

En este caso, como su nombre lo indica, es un ahorro para emergencias.

No se trata de estar preparados por si llegara a pasar algo malo. Hay que estar preparados para cuando pase algo malo. Porque si hay algo seguro en esta vida es que no todo es color de rosa, así como hay tiempos buenos también los hay malos.

Y en estos casos tener un fondo de emergencias es esencial. Porque si estamos preparados financieramente, solo tendremos que enfocar nuestras energías en recuperarnos del trauma emocional que esta emergencia pueda ocasionar.

3. Considerar el precio del pago mensual en vez del coste total.

Comprar a plazos es uno de nuestros hobbies favoritos. Tenemos trabajo, lo que significa que tenemos un ingreso, y si tenemos un ingreso, en seguida nos ofrecen tarjetas de crédito o préstamos personales para “facilitarnos los pagos”.

Pero, cuando nuestro razonamiento cambia del “¿puedo pagarlo?” al “¿puedo pagar la cuota mensual?” es cuando empiezan los problemas.

Porque en ese pago mensual no solo estamos pagando el artículo que nos compramos, sino que también pagamos los intereses. Y si a eso le agregamos que no solo compramos una cosa a plazos, sino que vamos sumando una cosita por aquí otra por allá y sin darnos cuenta estamos llenos de deudas y estamos gastando dinero en intereses que podríamos estar usando en otras cosas.

Si no tienes el dinero para pagarlo (todo) entonces no tienes dinero para pagarlo y punto. Clic para tuitear

4. No saber en qué se gasta el dinero

¿Sábes cuanto dinero tienes, exactamente, ahora mismo en tu banco?

donde esta el dinero

La mayoría de gente no lo sabe.

Mientras haya dinero en la cuenta usamos la tarjeta de débito, y en el momento que al pagar, la cajera del super nos dice “está denegada” en seguida sacamos la de crédito y ahí sabemos, a ciencia cierta, que ya hemos gastado todo lo que teníamos y que lo que queda de mes habrá que tirar de la tarjeta de crédito.

En ese momento suele surgir la pregunta del millón ¿¿en qué se ha ido todo el dinero??

Si no sabes a dónde se va tu dinero, es difícil que puedas organizarlo. Clic para tuitear

Aunque todavía no tengas claro qué hacer con él, ni cómo gestionarlo, lo primero que puedes hacer para mejorar tus finanzas es saber qué es lo que haces con tu dinero.

Crea un registro de gastos lo más sencillo posible y empieza a hacer un seguimiento de gastos por categorías. En la pestaña de recursos puedes descargarte de forma totalmente gratuita tu plantilla de seguimiento de gastos, pero recuerda que no necesitas nada sofisticado para descubrir a dónde se va tu dinero, es más, solo con un papel y un lápiz puedes hacerlo.

 

5. No dedicar tiempo a las finanzas personales

¿Quién tiene tiempo para andar apuntando gastos?
¿¿Sentarse a hacer cálculos?? No gracias.
¿Revisar resúmenes de cuentas? Ahora no puedo.

Ya lo se, el tiempo es muy valioso, y justamente por eso, si quieres tener unas finanzas saludables, debes dedicarle algo de tiempo.
No hace falta estar dos horas al día calculadora en mano. Pero le tienes que dedicar tiempo.
Tampoco puedes pretender que todo funcione de maravilla si ni siquiera sabes qué es lo que está pasando con tus finanzas.

En lo que te enfocas, crece. Si quieres hacer crecer tus finanzas, debes enfocarte y dedicarles tiempo. Clic para tuitear

6. Planear a corto plazo

calendario de pagos

No solo nos acordamos de nuestra jubilación cuando estamos llegando a los 50, sino que en general planeamos todo a corto plazo.

Si cobramos mensualmente, planeamos nuestras finanzas para el mes en curso (en el mejor de los casos). Y ese es uno de los peores errores.
Consideramos como “extras” algunos ingresos y otros tantos gastos que no tenemos cada mes, cuando en realidad esos extras forman parte de nuestra economía y tenemos que administrarlos como corresponde.

Por eso, aunque cobres una vez al mes, o dos, tus finanzas personales debes planearlas al menos en el plazo de un año.

Y para esto debes saber cuánto ganas y cuánto gastas realmente cada mes. Para descubrir esas cifras mágicas necesitas hacer un prorrateo de tus ingresos y gastos. (También tienes calculadora de prorrateo de ingresos y de gastos en la pestaña de recursos)

 

7. No invertir

Hace unos años yo creía que invertir era solo para la gente de dinero.
Pensaba que era solo para aquellos a los que les “sobraba” el dinero, y que como ya no sabían que hacer con él, entonces se daban el lujo de invertir.
Jamás pensé que una persona “normal” con un sueldo “normal” pudiera invertir más que en un plazo fijo.

Si la mayoría de los mortales no tenemos ni para llegar a fin de mes, ahorrar es un lujo e invertir es un lujo exclusivo. Eso era lo que pensaba.

Pero no es así. Hoy en día las inversiones no solo están al alcance de cualquiera, sino que, tal y como están las cosas, lo que no te puedes dar, es el lujo de no invertir.

Investiga y estudia los distintos tipos de inversión que existen para encontrar el que más se adecúe a tu situación y a tu personalidad.

 

8. Invertir dinero que se necesita

Y siguiendo con el tema de las inversiones, otro error muy común es invertir muchas veces sin saber muy bien qué es lo que se está haciendo y sobre todo, invertir dinero que se necesita.

dinero billetes

Hay varias estrategias de inversión, a corto, mediano y largo plazo, pero todas y cada una de ellas conllevan un riesgo. Y ese riesgo, no solo tienes que conocerlo, sino que tienes que estar dispuesto a afrontarlo.

Si necesitas el dinero a corto plazo, no lo puedes invertir usando una estrategia de largo plazo, porque lo más probable es que la desesperación te juegue una mala pasada y te haga perder dinero.

Piensa en tu dinero para invertir, como dinero que apartas, que no vas a usar nunca. Clic para tuitear

La idea es que, cuando tengas suficiente, puedas vivir del dinero que esas inversiones te generen, es decir, de los intereses, de las ganancias, pero no del capital.

9. No tener objetivos financieros

Tu objetivo es tu meta, tu razón, tu gran por qué.

Si no te planteas un objetivo, y lo único que quieres es tener suficiente dinero para pagar las cuentas pendientes, difícilmente te mantengas motivado.

Necesitas un objetivo que te haga saltar de la cama cada mañana, que te de fuerzas para hacer esas cosas que no tienes ganas de hacer. Que te motive.
Si nunca lo has hecho, seguramente te costará o incluso te parecerá extraño.
Puede que pienses que son tonterías, y tal vez digas, vale, mi objetivo es tener un millón de euros, eso no cambia mi realidad actual. Pero tu objetivo tiene que ser algo que realmente quieras, que desees con todas tus fuerzas.

En el momento en el que te tengas que sentar a organizar tus cuentas y no tengas ganas, ni quieras saber nada de apuntar gastos ni nada de números siquiera, ese es el momento en el que te servirá tu objetivo. Ahí es cuando tienes que recordarte a ti mismo que esto lo estás haciendo por un motivo. Para conseguir ese millón, o esa casa, o ese viaje, o esa independencia financiera, o lo que sea que te hayas propuesto.

No te pongas un objetivo que te empuje a seguir, ponte uno que te atraiga hacia tu meta. Clic para tuitear

10. No aprender sobre finanzas

libros educacion financiera

Aunque no te guste gestionar tus finanzas, vives en una sociedad. Por lo tanto, bien o mal, gestionar, las gestionas. Y puestos a elegir, mejor bien que mal.

Pero para eso debes saber cómo funcionan, tener claros algunos conceptos y principios básicos. Es normal que no quieras saber nada de un tema del que justamente, no sabes nada.

Aprender siempre cuesta trabajo, pero una vez que empiezas a aprender, comienzas a entender y eso te hará querer seguir aprendiendo. Y cuánto más sepas sobre tus finanzas, mejor estarán.

 

11. Tener solo una fuente de ingresos

Seguramente habrás escuchado mil veces lo de “no pongas todos los huevos en la misma canasta”

ahorro

Es una frase que se usa para ilustrar la importancia de la diversificación, cosa que generalmente asociamos con las inversiones.
Pero no hay que olvidarse de dónde salen los huevos en primer lugar. Tu fuente de ingresos.

¿Qué pasa si mañana te quedas sin trabajo? Seguramente saldrías a buscar otro, si tienes ahorros tirarías de ellos hasta conseguirlo. O si tienes paro o seguro de desempleo, dependerías de un subsidio hasta que puedas salir de esa mala situación.
¿Y si el mercado laboral ha cambiado y lo que tu sabes hacer ya no es necesario?

Tener una única fuente de ingresos no es una buena idea.

Pensar en múltiples fuentes de ingresos todavía nos cuesta y es difícil cambiar el chip. Todavía creemos que lo seguro es tener una sola fuente de ingresos predecible y creamos nuestra vida alrededor de eso. Pero seguro seguro, no hay nada.

12. Gastar antes de ganar

No gastes más de lo que ganas. Clic para tuitear

Esta es una de las premisas más básicas de las finanzas personales, y la he dejado para lo último porque ya te la sabes de memoria.

Pero el problema no pasa por saberlo o no saberlo, pasa por aplicarlo o no aplicarlo.

Si con lo que ganas no te alcanza, es porque estás gastando más de lo que te puedes permitir. Y solo hay dos soluciones posibles, o ganas más, o reduces gastos.
Pero en cualquiera de los dos casos, lo primero que debes hacer es aprender a gestionar lo que tienes, porque eso es lo que hará que puedas cumplir con esta premisa.

Recuerda

No se trata de la cantidad, no es tu sueldo, es tu patrimonio neto y cómo organizas lo que sí tienes lo que cuenta. Clic para tuitear

Conclusión

Si nos ponemos a analizar estos 12 errores financieros, podemos detectar 3 factores fundamentales que son la raíz de estos problemas.

Todos y cada uno de estos errores son originados por, la impaciencia, la ignorancia o la falta de previsión.

errores financieros

 

Por eso, es muy importante que más allá de estos errores en concreto, te enfoques en trabajar para mejorar esos tres aspectos de tu vida.

 

Ejercita la paciencia, edúcate, y planea tu futuro. Clic para tuitear

 

Atacando la raíz del problema será mucho más fácil trabajar para evitar estos 12 errores.

¡Éxitos!

Alita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *