12 Tips para ahorrar en la canasta familiar

La compra de la comida y artículos de aseo y limpieza básicos,es uno de los gastos más significativos de las finanzas familiares, aprender a comprar de forma más inteligente para no salirnos del presupuesto es fundamental.

La comida es una de las necesidades básicas del ser humano, por eso cuando pensamos en reducir el presupuesto en alimentación la primera reacción suele ser negativa, como si reducir el presupuesto fuera igual a pasar hambre, o a bajar la calidad de nuestra alimentación lo que implicaría una mayor predisposición para las enfermedades.

Pero no es así, se puede comer bien, y alimentarse bien, reduciendo el presupuesto.

 

Reducir el presupuesto en alimentación no es sinónimo de pasar hambre Clic para tuitear

 

Como el tema es bastante extenso, y como todo, para que los cambios sean duraderos y se transformen en nuevos hábitos es mejor ir de a poco, hoy te dejo 6 de los 12 tips, y los otros, quedan para la semana que viene.

 

1. Crea tu sobre de “Comida”

 

sistema de sobres comidaArma tu presupuesto y determina qué cantidad de dinero destinarás a tus alimentos, utilizando el sistema de sobres te aseguras de cumplir con ese presupuesto.

El sobre de la comida es más conveniente gestionarlo de semana a semana, independientemente de la frecuencia con la que cobremos. De esa manera evitaremos gastarnos todo el dinero a principio de mes.

Tener un presupuesto específico para los gastos de alimentación, nos obliga a pensar dos veces antes de meter cualquier cosa en el carro de la compra. Esto no quiere decir que nos tengamos que privar ni pasar hambre, sino que deberemos comprar de forma más inteligente y evitar comprar artículos innecesarios.

 

2. Come comida de verdad

 

Una de las formas de reducir el presupuesto de alimentación y a su vez, aumentar en salud, es comiendo comida de verdad.

¿A qué me refiero cuando digo comida de verdad? A alimentos reales, de esos que crecen en la naturaleza, no los que se fabrican de manera industrial. Esas cosas que suelen venir sin listado de ingredientes en el paquete, o sin envoltorio directamente, como las frutas y verduras.

En líneas generales, cuanto menos procesados estén los alimentos, más baratos son. Por ejemplo, comprar un pollo entero es más barato que comprarlo troceado. Y comprarlo deshuesado es más caro todavía. Luego puede que encuentres unos nuggets de pollo que están más procesados y te salen más baratos, pero en ese caso, no estás comprando solo pollo, de hecho, prácticamente la mitad de lo que estás comprando, no es pollo.

 

Compra más comida de la que viene sin instrucciones de uso Clic para tuitear

 

Si te interesa el tema de la comida real, te dejo un enlace al blog Realfooding de Carlos Ríos, él te lo explica mucho mejor que yo y hasta te propone un reto para comenzar si te animas.

 

3. Cultiva tu huerto

 

Si quieres comida de verdad verdadera, puedes armar tu huerto propio. Tal vez te parezca una idea totalmente ridícula, sobre todo si vives en una gran ciudad, pero aunque no tengas jardín o terreno donde cultivar, puedes hacer un huerto urbano, es sorprendente lo que uno puede cultivar en un balcón. Inclusive puedes probar con la hidroponía, que es el cultivo sin tierra, tienes muchas opciones.

cultiva tu huertoSi te interesa el tema, te recomiendo el blog de Toni Jardón, La huertina de Toni allí podrás aprender todo lo que necesitas saber para cultivar lo que quieras en el espacio que tengas y lo mejor es que te enseña a hacer todo “made in casa”, así no te gastas en productos de jardinería lo que te ahorras en comida.

Pero si no tienes “pulgar verde” al menos prueba tener alguna maceta con hierbas aromáticas, son fáciles de cultivar, no requieren mucho espacio, son agradables a la vista, y suelen ser bastante caras cuando las compras frescas en el super, lo que te hará ahorrar algunos euros.

Y no solo te ahorrarás algo de dinero, sino que podrás disfrutar de su intenso sabor. Un mojito preparado con hierbabuena recién cortada es otra cosa, y una ensalada caprese con una albahaquita fresca, no tiene precio.

 

4. Cocina

 

Si compras comida sin procesar, no te quedará otra que cocinar, pero no te preocupes, si eres de los que no tienen demasiado tiempo, ni ganas de cocinar, tampoco tienes que pasarte la vida dentro de la cocina. Solo tienes que organizarte de manera diferente para aprovechar mejor tu tiempo.

 

Tu mejor aliado es el congelador Clic para tuitear

 

Preparar la comida con antelación tiene muchas ventajas, no solo las económicas, también ahorrarás tiempo y comerás más sano. Sobre todo los días que llegas cansado a casa y por no cocinar pides comida fuera, si tienes algo en en congelador, te ahorras el delivery y comes comida casera.

Hay varias maneras de organizarse. Puedes planearte un menú semanal y ponerte un día a cocinar para toda la semana. Yo lo he intentado y la verdad no me ha ido muy bien, pero sé de gente a la que le funciona el sistema, es cuestión de gustos.

Lo que sí me resulta práctico es dejar pre-preparadas muchas cosas. Por ejemplo, hervir arroz y congelarlo en porciones, siempre viene bien, se puede usar frío en ensaladas, salteado con verduras o con alguna carne, en un momento tienes una comida hecha.

En invierno los platos de cuchara son ideales, puedes cocinar una olla entera y luego congelar las porciones sobrantes. Hay muchas recetas sabrosas que no llevan mucho tiempo de preparación.

En casa hace un par de años compramos una slow cooker, y creo que es el mejor invento del mundo mundial en la cocina. Pones los ingredientes, tapas la olla y te vas a hacer tu vida. Luego vuelves a casa y cuando abres la puerta ya sientes el olorcito, como si tu abuela te estuviera esperando en la cocina.

Al cocinarse la comida a muy baja temperatura, consume muy poco, aunque esté encendida durante muchas horas, por ejemplo, asar un pollo en el horno, te sale mucho más caro que hacerlo en la slow cooker y no solo ahorras energía, sino que el sabor que tiene es mucho más intenso y la comida conserva más sus sabor y sus propiedades.

Otra cosa que puedes hacer es pre lavar y cortar las verduras que usarás en la semana y  eso te ahorrará mucho tiempo a la hora de cocinar.

 

 

5. Compra productos de temporada

 

La naturaleza es muy sabia, nos proporciona los nutrientes que necesitamos en cada estación a través de los productos de temporada, y además de tener los nutrientes que nuestro cuerpo necesita, son más económicos y son de mejor calidad que los productos que están fuera de época. Incluye estos productos en tu menú semanal.

En casa, la primera parada del tour de la compra siempre se hace en la verdulería, y a partir de los productos que estén más frescos y con mejor precio, se compran los ingredientes faltantes y se crea el menú semanal. Incluso si hay algún producto que está muy bien de precio puedes comprar grandes cantidades y preparar conservas o alguna receta que se pueda congelar.

 

6. Usa tu creatividad

 

Recuerdo que un chef famoso decía que la alta cocina la habían inventado los hombres solteros, en esos días en los que abrían la nevera y solo había mostaza y una manzana, y con eso se inventaban una receta de autor.

Aprovecha esos días pre-super para estimular tu creatividad culinaria, utilizar lo que tienes y probar nuevas recetas.

sistema de sobres raititUsa los ingredientes que tienes. Esos días en los que abres la nevera y solo escuchas grillitos, revisa qué es lo que tienes en la alacena, en el congelador y busca en internet qué recetas puedes hacer con lo que tienes.

Hay muchas páginas y aplicaciones que te sugieren recetas utilizando solo los ingredientes que tienes, aquí te dejo una: Que hay en la nevera

Además de aprovechar lo que tienes dando vuelta por casa, al revisar lo que te queda, evitarás comprar productos que ya tienes y podrás destinar ese dinero a otros artículos más necesarios.

Y, si no has podido idear ninguna receta con la manzana y la mostaza que te quedaba, al menos procura que esos ingredientes sean parte de tu próxima receta y compra los que te falten. Evita tener productos estancados, haz que todo circule.

 

Con estos 6 tips ya tienes para ir empezando, ve probando cuales te funcionan mejor y si te animas comparte tus experiencias en los comentarios.

¡Éxitos!

Alita

 

Nota: Raitit participa del programa de afiliados de Amazon, eso significa que si compras algún producto a través del enlace que te proporciono, a ti te costará lo mismo y yo ganaré una pequeña comisión que ayudará a cubrir los gastos del blog.

2 respuestas a “12 Tips para ahorrar en la canasta familiar (1ª Parte)”

  • Buenas! Aquí Jaír, de EfectiVida (volviendo de vacaciones). Que buen artículo… el blog se va superando a sí mismo. Excelente! Me gustaría añadir un tip más: hacerte vegetariano (no vegano), bueno, de hecho, tampoco hace falta ser extremista. Con reducir la carne y aumentar frutas y verduras, ya se ahorra bastante, no solo en la cesta de la compra, sino en el tiempo de cocinado, en el almacenamiento, y en salud, como mencionas también. Es una idea… Sé que no todos estarán de acuerdo. No pasa nada, nosotros en casa lo estamos probando desde hace poco. Pero lo cierto es que parece que funciona. Un saludito desde Canarias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *