Cómo influye nuestra Autoestima a nuestras Finanzas Personales

Puede ser que a simple vista no encuentres ninguna relación entre tu autoestima y tus finanzas personales, pero están más relacionadas de lo que crees.

Tanto la autoestima, como la manera de generar dinero, están directamente relacionadas con una misma cosa, el valor.

La autoestima es la valoración, percepción o juicio positivo o negativo que una persona hace de sí misma en función de la evaluación de sus pensamientos, sentimientos y experiencias. Es decir, es cómo nos valoramos a nosotros mismos.

autoestima

Por otra parte, el dinero que ingresa a nuestra vida lo hace gracias a que hemos intercambiado algún valor para conseguirlo, como pueden ser nuestros conocimientos, nuestra experiencia o nuestras habilidades.

Como generalmente la mayoría de trabajos se pagan por hora, solemos creer que generamos dinero intercambiando nuestro tiempo por él. Si bien se necesita tiempo, lo que realmente determina nuestros ingresos es el valor que aportamos en ese tiempo.

Lectura recomendada: ¿cuántas horas cuesta?

Si nuestra autoestima es baja, y creemos que no valemos nada, dificilmente conseguiremos que alguien nos pague mucho porque sentimos que no tenemos nada de valor para dar.

Pero no solo podemos mejorar nuestros ingresos si mejoramos nuestra autoestima, sino que también nos va a servir para atrevernos a hacer todas esas cosas que nos gustaría hacer y que no nos atrevemos a hacerlas porque creemos que no somos capaces o que no somos lo suficientemente buenos.

¿Autoestima o superioridad?

No debemos confundir, humildad con la baja autoestima, ni el complejo de superioridad o los delirios de grandeza con la alta autoestima.

La autoestima es interna, es nuestra relación con nosotros mismos, no con el afuera.

Una persona con complejo de superioridad o delirios de grandeza, en realidad tiene una baja autoestima, por eso necesita mostrarse superior a los otros para sentir que vale, depende de la comparación con el otro y del estímulo exterior para validarse a si mismo.

En cambio una persona que tiene una alta autoestima, no se cree superior ni inferior a nadie, conoce su propio valor independientemente de los factores externos.

Una persona que tiene una alta autoestima, no se cree superior ni inferior a nadie, conoce su propio valor independientemente de los factores externos. Clic para tuitear

Si me sigues en elblog o en el canal de Youtube, ya sabes que no me canso de decir que las finanzas personales están más relacionadas con la parte personal que con la financiera.

Por eso, si queremos mejorar nuestras finanzas, necesitamos mejorar nosotros y una forma de mejorar (nosotros y nuestras finanzas) es aumentando nuestra autoestima.

autoestima y finanzas

¿Cómo puedo mejorar mi autoestima?

Te dejo cuatro puntos que podemos trabajar para mejorar nuestra autoestima:

1. Separar los factores externos de los internos

Hay factores externos que no podemos modificar, (aunque hay otros que sí podemos cambiar), y por otra parte tenemos los factores internos, que son nuestros pensamientos, nuestra actitud y nuestra filosofía de vida, que siempre podemos cambiar.

Recuerda que la autoestima tiene que ver con lo que pasa dentro nuestro, no con el afuera. Por eso debemos separar lo que pasa fuera de lo que pasa dentro y no dejar que el afuera afecte nuestra relación con nosotros mismos.

Por ejemplo, quedarnos sin empleo puede herir nuestra autoestima, podemos sentir que no valemos lo suficiente, o que ya no somos útiles o necesarios. Pero la pérdida del empleo es un factor externo que no nos define. Nuestro valor no aumenta ni disminuye por conseguir o perder un empleo.

Si podemos separar el afuera del adentro será más fácil que nuestra autoestima no se vea afectada por aquellos factores externos negativos.

Pero no solo por los negativos, tampoco por los positivos.

Si conseguimos algo por un golpe de suerte, y eso hace que suba nuestra autoestima, es igual de malo, porque seguimos dependiendo del afuera.

2. Tener un diálogo positivo con nosotros mismos

Todos hablamos con nosotros mismos todo el tiempo. No podemos evitar ese auto-diálogo, pero lo que si podemos evitar es que sea un diálogo negativo.

autoestima y finanzas

Imagínate que estás en una isla desierta, y que solo puedes elegir una persona para que te haga compañía por el resto de tus días. ¿A quién eligirías? ¿a una persona agradable, educada, positiva, divertida, optimista y amable o a alguien malhumorado, criticón, negativo, quejica, y maleducado?

Seguro eligirás a la persona positiva y agradable (a menos que seas masoquista). Y aunque no estés en una isla desierta, hay una sola y única persona que te va a hacer compañía todos y cada uno de tus días hasta que te mueras y esa persona eres tú. Sé agradable contigo mismo.

Si te vas a criticar, procura que esas críticas sean constructivas. Clic para tuitear

Dicen que hay que tratar a los demás como nos gustaría que nos trataran. Yo a eso agregaría que también debemos tratarnos a nosotros mismos como trataríamos a los demás.

Presta atención a tus pensamientos, y cuando detectes uno negativo, buscale un pero, reformula la frase, o respóndete como le responderías a un buen amigo.

Por ejemplo, si te empiezas a torturar diciéndote “eres un fracaso, siempre dices que vas a empezar a ahorrar y nunca ahorras nada” cambia ese pensamiento negativo por uno menos fatalista, más amable y constructivo, como “este mes no has conseguido ahorrar como te lo habías propuesto, pero eso no quiere decir que el mes que viene no vayas a conseguirlo ¿Qué ha fallado? ¿Qué cambios podrías hacer para que sea más fácil lograrlo?”

3. Aceptar halagos

No se si es porque es bastante poco frecuente recibir halagos, porque estamos muy acostumbrados a un auto-diálogo negativo o porque creemos que está mal visto o que sería una falta de humildad, pero nos cuesta horrores aceptar halagos. Y como no sabemos qué hacer con ellos, o bien los rechazamos o los “rebotamos

autoestima y finanzas

Por ejemplo, llegas al trabajo y un compañero te dice “me encanta tu camisa, te sienta muy bien” (halago), entonces, como si fuera una piedra caliente que te han lanzado a las manos, respondes “que va, ¿este trapo viejo? si además me queda grande” (rechazo), o “gracias, tu también te ves genial” (rebote)

Tal vez el rebote no suene tan mal, pero lo más probable es que la otra persona no te haya halagado para que tu también lo hagas, simplemente le ha gustado tu camisa y cómo te veías y te lo ha dicho.

La próxima vez que alguien te halague, sonrie, di gracias y disfruta el momento. Es tan simple como eso. Notarás el cambio.

4. Identificar nuestras fortalezas y Evitar comparaciones

autoestima y finanzas


Compararnos con los otros no tiene mucho sentido, primero porque no tenemos la información suficiente como para hacer una comparación justa y segundo porque estamos comparando peras con manzanas, sin embargo siempre lo hacemos.

Lectura recomendada: Envidia financiera, el cesped de tu vecino es igual de verde que el tuyo

Da igual lo que el otro tenga, parezca o sea, eso no te define a ti. El otro es el otro y tú eres tú.

En cuanto conocemos a otra persona, nuestro cerebro intenta ubicarla en una casillita, la cual inevitablemente será comparada con nuestra propia persona. Es “mejor o peor” “tiene más o menos” “sabe más o menos” que yo. Para nuestro cerebro, nosotros somos el ombligo del mundo, y está bien que sea así, una de sus funciones es la de mantenernos con vida así que mejor que nos considere su prioridad número uno.

Pero para tener una autoestima saludable, debemos evitar las comparaciones, ya que no hay nadie “mejor” ni “peor”.

Somos como las cartas de los superhéroes, esas que te ponen la altura, peso, fuerza, peleas ganadas y velocidad. Recuerdo que de pequeña me encantaba jugar con esas cartas y siempre cruzaba los dedos para que me tocaran cartas “buenas” y rezaba para que no me saliera la del Profesor Xavier que estaba en silla de ruedas. Sin embargo, cuando por fin me tocaba una carta “buena” como Wolverin, había que competir por peleas ganadas y mi hermana sacaba la carta del Profesor Xavier y me ganaba.

Todos somos diferentes y podemos “ganarle” a otro en algo. Todos tenemos algún “superpoder”, y para tener una sana autoestima, en vez de enfocarnos en nuestras debilidades, en las cosas que otros tienen y nosotros no, y torturarnos por ello, debemos identificar cuales son nuestras fortalezas.

Y tampoco tenemos que ser “el mejor”, si somos inteligentes, por ejemplo, con un coeficiente intelectual muy alto, encontrar a alguien que tenga un coeficiente incluso más alto, no va a hacer que perdamos ese superpoder y que el nuestro disminuya.

Una vez más, el afuera no te define, es lo que pasa por dentro lo que hace la diferencia.

¿Ya sabes cuál es tu superpoder? Te leo en los comentarios

¡Éxitos!

Alita


7 respuestas a “Autoestima y Finanzas Personales”

  • Hola Alita!! Excelente este artículo. Muy cierto lo que dices. Nuestra cultura suele expresarse de formas negativas y ante las circunstancias externas echarte culpas y vergüenzas, cuando, francamente sería mejor incentivar la creatividad y la resiliencia. Gracias y un abrazo!!!

  • Buenas Alita! Aquí Jaír, de EfectiVida.
    Excelente artículo. La relación entre autoestima y finanzas personales es total. El simple hecho de tener unos ahorros mínimos, te da seguridad. Y no solo en que te puedes permitir un pequeño lujo, sino también en que puedes sobrellevar riesgos, a veces propiciados por ti, otras veces, impuestos por las circunstancias.
    Además, el saber que has sido capaz de ahorrar un poquito todos los meses, te demuestra a ti mismo que tienes control, espíritu de sacrificio, y un montón de valores positivos más.
    Y al contrario, como bien mencionas, también es cierto. Si tienes una autoestima sana, todo te va mejor, y las finanzas no son excepción.
    Muchas gracias! Es un placer leerte.
    Saludos!

  • Que interesante esto de la autoestima, es muy cierto. Ahora bien, interpreto que con la sola autoestima no alcanza, sino también el obrar con “inteligencia” ( que no quiere decir ser un gran dotado intelectualmente). El hacerlo con la mayor claridad posible en nuestras decisiones y tratando de preveer resultados.

    • Gracias por tu comentario Carlos, totalmente de acuerdo, no es una sola cosa, es un proceso y son muchas cosas y muchos hábitos que debemos mejorar. Creo que cada día debemos procurar crecer un poquito más. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *