A todos nos gusta ahorrar dinero a la hora de comprar, y si compramos cosas que no necesitamos realmente, al pagarlas con descuento nos hace sentir menos culpables.

Hay algo en los cupones y en las promociones que hace que nos sintamos atraídos como moscas a la miel, pero si no utilizamos los cupones sabiamente, más que una ventaja puede convertirse en un inconveniente.

Hoy vamos a ver un sistema para sacarle el mejor provecho a los descuentos y transformarlos en un ingreso extra.

 

 

Por qué nos gustan tanto los cupones

 

cuponesSegún un estudio de la Claremont Graduate University, el neurólogo Paul Zak descubrió que después de darles un cupón de descuento a un grupo de compradores, sus niveles de oxitocina (también llamada hormona de la felicidad) aumentaban.

Podemos entonces afirmar con bases científicas que comprar con descuento nos hace felices, al menos por un rato.

Pero además de los efectos biológicos, también entran en juego los aspectos psicológicos.

Como nos cuenta el experto en comportamiento humano, Dan Ariely, en su libro Las trampas del deseo esa “felicidad” radica en la sensación de salir ganando.

Nos explica que todas las transacciones tienen sus ventajas y desventajas, pero cuando la palabra GRATIS está de por medio, ésta tiene una carga emocional tan grande que hace que nos olvidemos de las desventajas.

Esto se debe al hecho que los seres humanos tenemos un miedo intrínseco a perder, y al elegir un producto gratis, esa posibilidad de pérdida desaparece.

 

 

Enfócate en ganar, en vez de en no perder. Clic para tuitear

 

¿Son siempre buenos los cupones?

 

cupones Si estoy consiguiendo el mismo producto, por un valor menor, es bueno, porque ahorro dinero.

Si hacemos ese razonamiento, que es uno de los más populares al enfrentarnos a una oferta, todo son ventajas. ¿Qué puede tener de malo ahorrar dinero?

Por desgracia el razonamiento no es tan sencillo y es posible que un descuento perjudique tu economía.

Por si todavía no te has dado cuenta, los descuentos, cupones, ofertas y promociones, los crean los comerciantes con el propósito principal de ganar más dinero, no lo hacen para ayudarte económicamente a ti.

Si compras algo que no tenías pensado comprar, solo porque está de oferta, no estás ahorrando dinero.

 

Si compras algo que no tenías pensado comprar, solo porque está de oferta, no estás ahorrando dinero Clic para tuitear

 

 

Trampas de consumo

 

Te pongo un par de ejemplos que seguro te serán familiares.

 

Ganar en calidad

descuentos Vas a comprar detergente, siempre compras la misma marca, porque es buena y está bien de precio, pero cuando llegas al super, te encuentras con que hay otra marca más conocida (y mucho más cara) que tiene un 40% de descuento.

Aunque el precio sea más caro que si compraras tu detergente habitual, el razonamiento que haces es el siguiente: mejor compro este de marca conocida, llevo un detergente “mejor” y me ahorro dinero. Pero en realidad no estás ahorrando nada, sino todo lo contrario, porque estás gastando más dinero del que tenías pensado gastar en detergente y los platos quedarán igual de limpios.

No siempre más caro significa mejor calidad.

 

No siempre más caro significa mejor calidad. Clic para tuitear

 

 

Aprovechar la oportunidad

cupones para ahorrarHace rato que le has echado el ojo a una de esas maquinitas para servir la cerveza tirada de barril, te imaginas haciendo fiestas con tus amigos y lo bien que se la pasarían en el jardín de tu casa.

Pero no te da el presupuesto, tienes otras cosas más importantes que pagar y sabes que es un capricho tonto, así que lo dejas en tu lista de cosas que “ya me compraré cuando tenga dinero”.

Un día ves que han puesto una de esas maquinitas de oferta, solo este fin de semana puedes conseguirla con un 30% de descuento.

Tampoco te da el presupuesto para comprarla de oferta, pero enseguida piensas: ¡ésta es mi oportunidad! No la puedo dejar escapar.

Y sin pensarlo demasiado (no vaya a ser que se acaben) sacas tu tarjeta del bolsillo, mientras entras a la tienda, a la vez que creas un grupo de whatsapp llamado “festichola el domingo en casa”

El domigo te conviertes en la estrella de la fiesta, no solo por el juguete nuevo que a todos les encanta, sino que además eres un crack por el hecho de haberlo conseguido de oferta.

Pero una vez más estás gastando dinero que no tienes, el algo que realmente no necesitas, solo por no perder la oportunidad.

 

 

Cómo evitar caer en la trampa

 

Teniendo en cuenta que debemos controlar no solo nuestros impulsos, sino también nuestras hormonas, es muy difícil evitar caer en la tentación solo con ser conscientes de ello.

La mejor manera de hacerlo es creando una estrategia, un plan de acción.

Es posible evitar hacer gastos innecesarios y a la vez ahorrar realmente dinero haciéndolo.

Cuando te enfrentes a una oferta hazte la siguiente pregunta: Si no estuviera de oferta, ¿lo compraría igual? Si es así, adelante, si no, no lo compres.

 

Post recomendado: Cómo ahorrar con bajos ingresos

 

Estrategia para convertir tus cupones en dinero en efectivo

 

Esta estrategia es muy sencilla, cuando compres un producto de oferta, págate a ti mismo ese porcentaje que te estás ahorrando.

ahorrar con cuponesPor ejemplo, si decides comprar el detergente más caro porque está rebajado un 40%, al llegar a casa, pon ese 40% dentro de un sobre. Si finalmente te compras la máquina para tirar la cerveza, porque está rebajada un 30%, pon ese 30% en el sobre.

En los tickets de compra suele estar indicada la cantidad de dinero que te estás ahorrando, lo que hace más fácil la transacción.

 

Finalidad

Este sistema tiene dos propósitos principales. Al gastar virtualmente el mismo dinero que te gastarías sin el descuento, quitas el factor emocional que te provoca la oferta en sí, porque de tu presupuesto saldrá el importe total.  Eso hará que tomes tus decisiones de manera más racional.

Si es algo que igual tienes que comprar, aunque no esté de oferta, lo comprarás, con la ventaja de ahorrar realmente ese dinero. A fin de mes verás cuánto dinero tienes y podrás decidir qué hacer con él, o mejor aún, decídelo a principio de mes.  Es como si tuvieras un ingreso extra. Puedes destinar ese dinero a tu cuenta de ahorros, o sumarlos al resto de tus ingresos.

Recuerda que, si no apartas lo que te ahorras, realmente no estás ahorrando, solo estás gastando menos.

 

Si no apartas lo que te ahorras, realmente no estás ahorrando, solo estás gastando menos. Clic para tuitear

 

 

¿Te animas a poner en práctica este sistema? Cuéntame tu experiencia en los comentarios.

 

¡Éxitos!

Alita

 

 

 

 

3 respuestas a “Cómo aprovechar los cupones de descuento”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *