Cómo calcular un presupuesto de viaje

(2º parte)

 

En la primera parte de este post hemos visto los gastos principales que debemos tener en cuenta a la hora de hacer nuestro presupuesto de viaje, así como algunos tips para ahorrar.

En esta segunda parte vamos a profundizar un poco más enfocándonos en esos pequeños gastos que son más difíciles de calcular o que muchas veces pasan desapercibidos para poder incluírlos en nuestro presupuesto.

 

Gastos de viaje que no hacemos viajando

Suena un poco contradictorio, pero hay algunos gastos que si bien no los hacemos cuando estamos viajando, están ocasionados por el viaje en sí.

Estos pueden ser:

Gastos pre-viaje

Dependiendo de qué tan viajeros seamos, estaremos más o menos preparados, pero generalmente siempre empezamos a gastar con los preparativos pre-viaje.

Los gastos del viaje comienzan mucho antes de armar las maletas. Clic para tuitear

Artículos de viaje

Desde la maleta o bolso en sí, hasta artículos más pequeños como pueden ser candados, neceseres, auriculares, adaptadores, transformadores, porta documentos o artículos de tocador adecuados para viajar.

Ropa y accesorios

Si el clima en destino es diferente al de donde vivimos, también tendremos que comprar vestimenta adecuada, ropa de abrigo, bufandas, guantes, paraguas de viaje, bañador, sombrero, lona para la playa, etc.

gastos de viaje

Documentación

Verifica que tu DNI o Pasaporte estén en vigor, y si necesitas algún permiso o visado especial.

También revisa la fecha de vencimiento de tus tarjetas de débito y crédito. Estos trámites pueden demorar cierto tiempo y los costes de emisión o renovación, si tienes prisa, suelen ser más elevados.

 

Mientras no estoy

Otros de los gastos de viaje que no hacemos viajando, son los que se generan cuando no estamos.

Si tienes una mascota y no te la llevas de viaje contigo, alguien deberá cuidarla. Lo mismo si te haces alguna escapada romántica sin niños, o si tienes plantas que regar.

En el mejor de los casos puedes dejar a alguien de confianza a cargo, pero sino, tendrás que pagarle a alguien para que se ocupe, llevar a tu mascota a una guardería de animales o comprar algún producto de auto riego para tus plantas.

 

Gastos olvidados

Hay algunos gastos que son más factibles de pasar por alto. Uno de ellos es el transporte de casa al aeropuerto, estación de tren o terminal de bus.

Si vamos en taxi, tendremos que agregar este gasto a nuestro presupuesto de viaje, o si vamos en nuestro propio coche, debemos incluir el precio del parking. Estos pueden ser gastos bastante significativos dependiendo del tiempo de estancia y las distancias.

Lo mismo con el regreso a casa. Recuerda incluir el transporte local.

gastos de viaje

Otra de las cosas que suele pasar cuando viajamos es que perdemos la noción del tiempo, y ni te digo cuando además hay un cambio de hora. Pero, aunque nos mantengamos en el mismo huso horario, al salir de nuestra rutina y cambiar de ambiente, nos desorientamos y nos podemos olvidar de cosas tan básicas como que somos humanos y necesitamos comer.

La comida que ofrecen las aerolíneas, trenes, o buses, suele ser bastante reducida y dependiendo del horario de tu viaje, puede ser que te la sirvan en horas poco comunes. De esto muchas veces nos damos cuenta cuando estamos en el aeropuerto muertos de hambre, dispuestos a pagar 20€ por un pan con queso.

Si tu presupuesto de viaje es reducido te recomiendo que nunca salgas de casa sin tu viandita, un sándwich y unas galletas te sacan de un apuro, y unos tomatitos cherry te mantendrán hidratado.

Dicen que hombre prevenido vale por dos, yo diría que…

hombre prevenido paga la mitad Clic para tuitear

 

Gastos hormiga viajera

Los gastos hormiga son esos pequeños gastos que de a poco van vaciando tu bolsillo, y en las vacaciones tenemos un montón de esos.

Los más usuales son:

Las propinas

No solo a los camareros sino a artistas callejeros, o a cualquiera que nos pida dinero, en general cuando estamos de vacaciones soltamos las monedas con más facilidad.

Baños

En los sitios turísticos o muy concurridos, encontrar un baño disponible suele ser un problema. Hay lugares en los que se paga para usar el baño o establecimientos que solo te dejan usarlo si eres cliente.  Y si estás fuera todo el día tendrás que usar el baño un par de veces.

Internet

Si bien hay muchos sitios en los que dispones de una red libre a la que puedes conectarte, hay otros lugares en los que, al igual que el baño, necesitas ser cliente para poder acceder a ese servicio.

Y dependiendo de dónde estés puede que tengas que ir a un locutorio o pagar por usar la wifi.

La información es indispensable cuando estás de viaje, e internet es la forma más ágil de conseguirla.

Consulta con tu operador de telefonía antes de irte de viaje, para averiguar las tarifas de roaming y de uso de datos en tu destino final y si lo que te ofrecen no está dentro de tu presupuesto, recuerda desactivar el uso de datos cuando inicias tu viaje. De esa manera evitarás que las aplicaciones que se actualizan automáticamente te consuman datos y evitarás sorpresas en tu cuenta de teléfono al regresar.

gastos de viaje

Comisiones

Si viajas fuera del país, probablemente tu banco te cobrará comisiones por sacar dinero de los cajeros automáticos. Y si además usarás otra moneda, pagarás comisión por el cambio de divisas.

También puede haber recargos por usar tu tarjeta de crédito o débito en el extranjero.

Averigua estos datos para poder organizar tu dinero de forma más efectiva.

 

Custodia de equipaje

La mayoría de los hospedajes tienen un horario de entrada y de salida, y no todos cuentan con la opción de custodia de equipaje gratuita.

En muchos aeropuertos o estaciones suele haber un servicio de custodia de equipajes, pero debes pagar por él.

No solo necesitarás custodiar tu equipaje, muchas veces incluso tus abrigos o artículos personales. Hay museos donde no puedes entrar con mochilas, líquidos, trípodes, etc. y de tener alguno de estos artículos deberás dejarlos en el guardarropa.

 

Recuerda, si no puedes fumigar tus hormigas, inclúyelas en tu presupuesto. Clic para tuitear

 

 

Gastos imprevistos

Al igual que en tu día a día, en tus vacaciones también te encontrarás con gastos que no tenías previstos. No importa qué tan detallado sea tu presupuesto de viaje, no puedes adivinar el futuro.

 

Algunos gastos imprevistos que he tenido en mis viajes han sido:

  • Comprar un chal en la puerta de una iglesia porque no me dejaban entrar enseñando los hombros.
  • Un paraguas en medio de una tormenta, un día que pronosticaban sol.
  • Lavandería express (la gente suele marearse y/o descomponerse en los viajes)
  • Un taxi para no perder un vuelo.
  • La penalización por perder el vuelo.
  • Unas botas de nieve en medio de la peor nevada del siglo en un sitio que no suele nevar.

 

Lo bueno es que, aunque sea una situación desagradable o incómoda, luego será probablemente una de tus mejores anécdotas de viaje.

Por esto, pon algo de dinero extra en tu presupuesto para posibles imprevistos.

gastos de viaje

 

Aunque parezca demasiado trabajo, hacer un presupuesto de viaje no es tan complicado. Como todo presupuesto, se trata de jugar a las adivinanzas, y estimar los gastos que creemos que vamos a tener, luego agregar un poco más para los imprevistos y ¡voilà!

Después viene la parte de ahorrar ese dinero, pero ese ya es tema para otro post.

Te puedo asegurar, que volver de un viaje sin deberle un céntimo a nadie, no tiene precio. Clic para tuitear

No es fácil, pero cuando lo logras tiene mucho mérito y te motiva a seguir mejorando.

Espero que con este superpresupuesto que te vas a armar, puedas lograr ese objetivo.

 

¡Éxitos!

Alita

P.D: Si te animas cuéntame alguna de tus anécdotas  gastos imprevistos de viaje en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *