Si nunca has hecho un presupuesto familiar, la palabra sola ya asusta. Vamos a empezar por desvincular la palabra presupuesto de la connotación negativa que probablemente tenga en tu cerebro, para que el proceso de aprender cómo hacer un presupuesto sea más llevadero.

Presupuesto no es sinónimo de restricción, dieta financiera, sacrificios y fuerza de voluntad.

La palabra presupuesto está compuesta de dos partes, PRE y SUPUESTO. Es decir, lo que se supone con anterioridad. Es lo que supongo que va a pasar. Nada más ni nada menos.

Si veo que hay nubes negras, presupongo que va a llover, eso no quiere decir que lloverá seguro, pero como es lo que supongo que va a ocurrir, me llevo el paraguas.

Como verás, la palabra en sí y su significado no tienen nada de malo ni negativo.

 

Presupuestar = Presuponer Clic para tuitear

 

Cómo hacer un presupuesto familiar

Ahora que ya hemos aclarado que presupuestar es sinónimo de presuponer, es hora de empezar a jugar a las adivinanzas.

Empecemos con una fácil.

Adivina…adivinador… ¿cuánto pagarás de alquiler o hipoteca el mes que viene?

Seguro que ya te sabes la respuesta.

Probemos con una un poco más difícil.

¿cuánto pagarás de electricidad en la próxima factura?

Y otra un poco más difícil.presupuesto familiar

¿cuánto gastarás en el supermercado el mes que viene?

Si sigues haciéndote la misma pregunta, con todas y cada una de las categorías de gastos que tienes, tendrás un presupuesto.

 

Hacer un presupuesto familiar es así de simple, y así de complicado.

Empieza hoy

No hay nada que te impida empezar hoy mismo a armar tu presupuesto familiar.

Probablemente pienses que solo con imaginarte las cifras que crees que vas a gastar no logres nada porque nunca conseguirás ceñirte a dicho presupuesto.

Déjame que te cuente un secreto, nunca podrás ceñirte a tu presupuesto en un 100%

A menos que tengas una bola de cristal y puedas leer el futuro, nunca sabrás qué es lo que te va a pasar y en qué te gastarás el dinero. Justamente por eso es un presupuesto y no un manual de instrucciones.

Y ya que estamos con las adivinanzas, adivino que tu primer presupuesto familiar será un desastre.

No es que quiera desilusionarte, todo lo contrario.

Normalmente cuando hacemos ese primer presupuesto lo hacemos con toda la ilusión, porque por fin estamos haciendo algo para tomar el control de nuestras finanzas. Y si vemos que no tuvo éxito al primer o segundo intento es muy fácil desilusionarse y darse por vencido.

Ten paciencia y confía en ti Clic para tuitear

Ten paciencia y confía en ti. Tu puedes hacerlo, aunque no te gusten los números, solo necesitas tener en cuenta un par de cosas y darte tiempo para mejorar y pulir tu técnica.

Qué debes tener en cuenta antes de armar tu presupuesto familiar

Como en el juego de las adivinanzas, cuantas más pistas tengas, mejor adivinarás.

Por ejemplo, si tienes que adivinar cuánto gastarás de electricidad el mes que viene, una buena pista es revisar la factura del mismo período del año anterior.

Si tienes que adivinar cuánto gastarás en el supermercado el mes que viene, una buena pista es fijarse cuánto gastaste el mes pasado.

Usa tu calendario de pagos.

En base a los datos pasados puedes presuponer cuánto gastarás en el futuro.

Tómatelo como un juego. A ver cuántas categorías logras adivinar, o al menos acercarte bastante a la cifra correcta.

Ahora es cuando cobra importancia el seguimiento de gastos

Si todavía no has empezado a hacerlo, este es un buen momento. Cuantos más datos tengas, más pistas tendrás y podrás adivinar más.

Siguiente nivelpresupuesto familiar

Después de un par de meses de jugar a las adivinanzas es hora de pasar de nivel.

Revisa los datos que tienes, seguramente detectarás patrones.

¿Cuáles son las categorías que nunca aciertas?

¿Cuáles son las que ya tienes controladas?

¿cuáles subestimas?

¿has detectado tus gastos hormiga?

Como en todo juego, tienes que encontrar una estrategia que te permita ganar. Tú tendrás que encontrar la tuya. Pero yo te propongo una.

Presupuesta para la persona que eres y no para la que te gustaría ser Clic para tuitear

Generalmente cuando planificamos, lo hacemos para nuestro yo perfecto, y como no somos perfectos, es normal que a fin de mes nos desilusionemos.

Comienza presupuestando para la persona que eres ahora, no para la que te gustaría ser, y toma ese presupuesto como punto de partida para mejorar.

Y como se que todo esto suena muy abstracto, te pongo un ejemplo práctico.

Caso práctico

Caso A

Trabajas como un burro todo el día, y cuando terminas la jornada sueles ir al bar de la esquina a tomarte unas tapas y relajarte con una cervecita y una charla con los amigos.

Cuando te sientas a principio de mes, como buen niño a hacer tu presupuesto piensas: “Estoy gastando demasiado dinero en tapas y cervecitas, debería reducir el gasto…” Entonces, presupuestas para la persona que te gustaría ser, (ese que no gasta tanto en tapas y cervecitas) pero una semana más tarde, no aguantas tanto estrés y estás otra vez en el bar cada día.

Esto es doblemente contraproducente, primero porque no has presupuestado dinero para tus tapas y te estás gastando dinero que tenías pensado gastar en otras cosas y segundo, te sentirás culpable, lo que bajará tu autoestima y te dará ganas de abandonar el juego.

Caso B

Trabajas como un burro todo el día, y cuando terminas la jornada sueles ir al bar de la esquina a tomarte unas tapas y relajarte con una cervecita y una charla con los amigos.

Cuando te sientas a principio de mes, como buen niño a hacer tu presupuesto piensas: “Estoy gastando demasiado dinero en tapas y cervecitas, debería reducir el gasto…” pero sabes que por tu salud mental necesitas relajarte después de una dura jornada, entonces calculas cuánto sueles gastar en tapas al mes y pones esa cifra en tu presupuesto.

Esto eliminará la culpa, porque sabes que el dinero que te estás gastando en tapas es justamente el que tenías presupuestado gastar y que no estás gastando dinero que tenías destinado a otras cosas. Te hará sentir bien contigo mismo y te motivará a seguir mejorando, además de mantenerte relajado.

presupuesto familiar

Nivel experto

El objetivo en el siguiente nivel de este juego, consiste en cuadrar nuestras suposiciones, con el dinero que ingresa. Ahí es donde realmente se pone más divertido el juego.

Calcula cuánto ganas realmente al mes, con pagas extra, pluses, bonos y todo. Y cuánto gastas en promedio al mes, incluyendo gastos estacionales como pueden ser las vacaciones, o la vuelta al cole.

Para ambos cálculos necesitas hacer un prorrateo.

En el área exclusiva para Raiters puedes descargarte gratis las calculadoras para el prorrateo de ingresos y el prorrateo de gastos extra.

Así sabrás cuánto cobras al mes realmente y por qué nunca te alcanza el dinero. (Te recomiendo que leas los dos post relacionados)

Ahora que tienes las dos cifras que necesitas, es momento de enfrentar la realidad.

Si gastas más de lo que ganas, ya sabes que tienes que hacer algo al respecto. O bien reduces tus gastos, o aumentas tus ingresos, o (la mejor opción) hacer las dos cosas a la vez.

Ahí es donde entran en juego tus prioridades. No puedes tenerlo todo, entonces tienes que elegir. ¿Qué prefieres, el viaje o cambiar el coche? ¿renovar un poco el guardarropas o cambiar el movil? Con todas las cartas sobre la mesa, toma tus decisiones.

Es importante que si vives con alguien, estas decisiones se tomen en conjunto. Tienen que trabajar en equipo y tirar todos para el mismo lado.

Una vez determinadas las prioridades ve a buscar unas tijeras y empieza a recortar. Un poco de aquí, otro poco de allá. Pero plantéate objetivos realistas.

Volvamos al ejemplo de las tapas y la cervecita.

Tienes que recortar, pero necesitas desestresarte y relajarte. Ahí tienes dos opciones, puedes reducir la frecuencia, por ejemplo, en vez de ir todos los días, ir día por medio, o cada dos días. O puedes buscarte otra actividad que te relaje sin tener que gastar tanto dinero.

Usa tu creatividad.

Recuerda poner en tu presupuesto

Si no lo has hecho todavía, es hora de empezar a ahorrar.

No importa cuánto (por ahora) pero tiene que estar esa categoría en tu presupuesto familiar y tienes que aportar aunque tan solo sea un euro.

Cada persona tiene situaciones familiares y circunstancias diferentes, pero todos tenemos necesidades básicas que cubrir, por lo tanto en todo presupuesto familiar deben estar al menos las siguientes categorías:

Vivienda, alimentación, transporte, vestimenta, comunicación, además de las categorías clave que son: educación, diversión, ahorros, inversiones, otros y caridad.

Ya profundizaremos más en cada una de las categorías, pero es importante que las tengas a todas en cuenta.

Una vez determinadas tus categorías, debes cuadrar tu caja. No debe salir más dinero del que entra. Te dejo el enlace para que te suscribas y te bajes gratis la calculadora de presupuesto.

 

Dile a cada euro a dónde tiene que ir. Clic para tuitear

 

Recapitulemos

  1. Empieza por lo más simple. Adivina cuánto gastarás. Haz tu primer presupuesto básico para empezar a crear el hábito e ir ganando experiencia.
  2. Usa tu calendario de pagos y los datos que has recopilado en con el seguimiento de gastos para ir mejorando ese presupuesto inicial.
  3. Presupuesta para tu “yo real” y revisa los gastos que tienes para ver en dónde gastas más de lo que crees.
  4. Calcula cuánto ganas y cuánto gastas al año realmente. Determina tus prioridades y con esos datos revisa dónde puedes recortar o cómo puedes hacer para generar más ingresos.
  5. Define tus categorías y reparte tus ingresos.

Advertencia

Este juego puede llegar a ser adictivo.

Al principio no querrás ni oír la palabra presupuesto, pero una vez que aprendas a jugar será difícil parar.

Lo mejor de tener un presupuesto es la tranquilidad que te da. Clic para tuitear

Olvídate de estar contando los días que faltan para llegar a fin de mes. Un presupuesto familiar te da tranquilidad y te libra de culpas.

Si todavía no lo has hecho, te invito a jugar.

Anímate a empezar.

¡Éxitos!

Alita

Si quieres aprender más sobre cómo organizar tus finanzas puedes conseguir el libro “Finanzas personales en prácticos sobrecitos” aquí.

 

2 respuestas a “Cómo hacer un presupuesto familiar”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *