¿Conviene comprar grandes cantidades?

No siempre conviene comprar grandes cantidades. Aunque parezca que siempre es conveniente comprar paquetes más grandes o mayores cantidades. Vamos a analilzar en qué casos es conveniente y cuándo no conviene hacer grandes gastos, para poder hacer compras más inteligentes y ahorrar en nuestra canasta familiar.

 

NO a perecederos

No conviene comprar grandes cantidades de productos perecederos o que no se puedan conservar Clic para tuitear

Imagínate que hay un ofertón de fresas, compras una bandeja de dos kilos y empiezas a comer fresas con el desayuno, de merienda, de postre, batidos de fresa, etc, te das una sobredosis de fresitis y si al tercer día todavía te quedan algunas, probablemente o ya estén pasadas, o estarás harto de comer fresas.

 

Conviene comprar grandes cantidades si es un producto que sueles comprar

Y solo compras una bandeja de dos kilos porque sabes que no llegarás a comerlas todas. Este tipo de ofertas se pueden aprovechar siempre que el producto se pueda conservar. En el caso de las frutas, casi todas ellas se pueden congelar.

En el caso de recién, imagina que en vez de comprar dos kilos de fresas, te compras cinco, las lavas y las congelas, de esa manera tendrás fresas por un par de meses para hacer batidos, helados, para ponerle al yogur o para hacer algún postre.

La mayoría de los alimentos se pueden congelar o hacer conservas caseras con ellos.

Una manera de aprovechar ofertas por cantidad en productos perecederos es compartiendo. Si compras un 3×2 o paquetes grandes de productos que no se pueden conservar, puedes juntarte con algún amigo o familiar que también consuma ese producto y compartir.

 

NO a productos que consumes con moderación

No connviene comprar grandes cantidades de productos que consumes (o intentas consumir) con moderación. Clic para tuitear

Conviene comprar grandes cantidades si es un producto que sueles comprarPor ejemplo, a mí me gusta mucho el queso, y por lo general compraba una cuñita a la semana y lo iba utilizando en distintas recetas o comiendo en bocatas o así solo a modo de entrante, me lo administraba de modo que me durara lo máximo posible. Un día se me ocurrió comprar una horma de queso entera.

Mi yo racional pensó… “lo corto en cuñitas, dejo uno en la nevera y el resto lo congelo” hasta había calculado cuánto me estaba “ahorrando” Pero la ilusión duró poco, porque mi yo real es un ratoncito come queso y como sabía que tenía un montón en el congelador, empecé a ponerle queso a todo lo que se me cruzara por delante. No solo no ahorré nada, sino que mi cintura tampoco se vio favorecida.

Por eso, si estás intentando reducir el consumo de algún producto, o mantener un consumo moderado de un producto que sabes que te tienta, aunque veas una super mega oferta, no lo compres.

 

NO a artículos voluminosos

No conviene comprar grandes cantidades si no tienes mucho sitio para almacenar el producto. Clic para tuitear

Imagina que encuentras una oferta de rollos de papel de cocina, y te terminas comprando 6 paquetes. Si no tienes mucho sitio para guardar las cosas, probablemente meterás los rollos por toda la casa, en el baño, en la alacena, en el armario del cuarto, el ropero de la entrada, hasta ¡debajo de la cama! A partir de ese día, vayas donde vayas, te encontrarás con un rollo de cocina, los terminarás odiando y no verás la hora de que se acaben para no tener que verlos nunca más.

Si no tienes sitio de almacenaje, limítate a los artículos pequeños.

 

Entonces… ¿no conviene?

Conviene comprar grandes cantidades si es un producto que sueles comprarHay veces que comprar grandes cantidades es contraproducente, pero en otros casos es muy conveniente.

Si tienes sitio de almacenaje, no se trata de un producto que intentas consumir con moderación, y se puede conservar sin que se estropee, comprar grandes cantidades te saldrá bastante más económico.

 

SI a productos básicos

Conviene comprar grandes cantidades de productos que consumes frecuentemente Clic para tuitear

Generalmente compramos una y otra vez los mismos productos básicos, y luego hay otros que van variando según la temporada. Identifica cuáles son los productos estables de tu canasta familiar, esos que siempre compras, y haz una comparativa de precios en los supermercados o tiendas de tu zona.

Descubrirás que algunos productos estarán más baratos en un sitio que otros, aunque no necesariamente todos los productos estarán más baratos en la misma tienda.

Por ejemplo, en casa consumimos muchos productos bio, y comparando precios hemos visto que una tienda (que no está en nuestro pueblo) es la que tiene la mantequilla bio más económica. Ahora cuando tenemos que ir hacia el lado donde está esa tienda, como la mantequilla se puede congelar, aprovechamos y traemos unas cuantas. De esa manera siempre tenemos en stock y no tenemos que comprar en la tienda local, que está bastante más cara, cada vez que nos quedamos sin.

Lo mismo hacemos con otros productos, y cada uno lo compramos en la tienda que tiene la mejor calidad al mejor precio.

 

SI, si has armado el presupuesto acorde

Conviene comprar grandes cantidades solo si has armado tu presupuesto teniendo en cuenta este sistema de compra. Clic para tuitear

Conviene comprar grandes cantidades si es un producto que sueles comprarPara poder pagar mayor cantidad de productos de una sola vez, debes tenerlo en cuenta a la hora de hacer el presupuesto, ya que, si te gastas el dinero de la comida de la semana en aceite de oliva, luego no tendrás para comprar comida para pasar la semana.

Si te organizas mensualmente, puedes tener separado un sobre para estos productos de “stock”, haciendo sobres semanales con una menor cantidad. Si lo haces así, te recomiendo que no vayas a principio de mes a comprar estos productos, déjalos para la última semana antes de cobrar.

A principio de mes somos más optimistas, y es más probable que si encuentras una buena oferta, te veas tentado a gastar más de tu presupuesto para poder aprovecharla. En cambio, si lo haces a fin de mes, no tendrás opción, porque si utilizas dinero en efectivo, ya no habrá más dinero en los otros sobres.

De todas maneras, si nunca has comprado en cantidades grandes, lo mejor es empezar de a poco, comprando por ejemplo, dos paquetes de lo que usualmente comprabas uno. O aprovechando alguna oferta de 2×1 o 3×2.

Post recomendado: ¿Qué es el sistema de sobres de dinero?

 

SI a ofertas de productos que consumes habitualmente

Conviene comprar grandes cantidades si es un producto que sueles comprar Clic para tuitear

Pero ten cuidado con las ofertas, solo compra lo que consumas habitualmente, y eso incluye las marcas que siempre compras. Si compras una oferta de refrescos cuando nunca los sueles comprar, no estarás ahorrando dinero aunque comprar en cantidad sea más barato, porque de no estar de oferta no lo hubieras comprado, por lo tanto te ha ocasionado un gasto innecesario.

Lo mismo pasa con las marcas, si encuentras una oferta de 3×2 en jabón para la ropa, pero es de una marca más cara de la que sueles comprar, tendrás que calcular si te sale más económico que comprar 3 jabones de los de tu marca de siempre, aunque no estén de oferta.

Ten en cuenta que no necesariamente una marca más cara significa mejor calidad. Si es un producto que ya conoces y te gusta, entonces valora si por la diferencia de precio prefieres, esta vez, cambiar de marca. Pero si es un producto que nunca has probado, no es aconsejable comprar 3 de un tirón.

 

Resumiendo

Conviene comprar grandes cantidades si es un producto que sueles comprarSI

Conviene comprar grandes cantidades si lo sabes hacer

  • Productos de temporada
  • Que se pueden conservar
  • Productos y marcas que ya conoces

NO

No conviene comprar grandes cantidades si

  • No tienes sitio de almacenaje
  • Es un producto que intentas consumir con moderación
  • No has armado el presupuesto acorde a este tipo de compras

 

¿Sueles comprar en grandes cantidades? Y si lo haces ¿Notas el ahorro?

Si sabes de algún otro caso en el que conviene comprar en grandes cantidades, o no conviene, compártelo en los comentarios

¡Éxitos!

Alita

2 respuestas a “¿Conviene comprar grandes cantidades?”

  • Ey! Aquí Jaír, de EfectiVida.
    ¡Qué tema tan interesante! Desde hace tiempo llevo pensando en eso, a raíz de un video que vi sobre el tema. De hecho, tengo anotado algo parecido para tratar en mi web. La verdad es que has abarcado el tema al completo, con mucho equilibrio.
    En mi caso, estoy más a favor de no comprar packs ni tamaños “familiares”. Una de las cosas por lo que en casa evitamos los packs es precisamente por el almacenaje. De hecho, aunque un pack o tamaño grande puede ser más barato, si se pudiera calcular lo que cuesta comprar, mantener, limpiar el espacio que usamos para almacenar esos productos, igual no salía a cuenta. En nuestro caso, preferimos que los productos los almacenen ellos, jejeje.
    Una cosa que me parece importante es que, cuando compras un producto, el super se queda con tu dinero, y tú con tu producto. Es justo, claro, pero muchas veces, el producto va a la basura, y el dinero no se recupera. Además, desde el punto de vista del minimalismo, menos es más. Bueno… se me vienen mil cosas a la cabeza… leer tu artículo ha sido un aliciente a mi cerebro, jejeje.
    Un saludo desde las Canarias!

    • Gracias por tus comentarios Jaír, nosotros en casa tenemos espacio de sobra, por eso aprovechamos las ofertas para crear un pequeño stock, pero solo de productos que consumimos habitualmente y no son perecederos.
      Cada casa es distinta, por eso es importante valorar las opciones para elegir la que mejor se adapta a cada uno.
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *