efecto diderot

Efecto Diderot mucho más que compras compulsivas

¿Conoces el efecto Diderot?

Probablemente lo hayas oído nombrar alguna vez, pero aunque no lo hayas hecho, seguramente habrás sentido su efecto en carne propia.

El efecto Diderot, es un efecto social relacionado con los patrones de consumo. El término fue acuñado por el antropólogo Grant Mc Cracken en 1988 y le ha puesto el nombre del filósofo Diderot ya que éste fue el primero en describir el efecto en uno de sus ensayos.

Diderot narra cómo una bata nueva le arruina la vida.

Diderot y su bata

efecto diderot

Al parecer, a Diderot le habían regalado una bata, una hermosa, fina y elegante bata de seda roja.

Al ponerse la bata, se sentía importante, pero pronto se dio cuenta que el pijama que tenía debajo, no estaba a la altura, entonces decidió cambiarlo y comprarse un pijama elegante de seda que hiciera juego con su bata.

Naturalmente, no tardó en darse cuenta que las sábanas en las que dormía, no eran las apropiadas para tan elegante atuendo y decidió cambiarlas también. Así, poco a poco, fue cambiando todas sus posesiones, para que estuvieran a la altura de la bata.

Te podrás imaginar cómo termina la historia, ¿no? Y eso que en aquella época no había tarjetas de crédito.

El señor Diderot terminó endeudado hasta los dientes, arrepintiéndose de haber cambiado de bata.

Espiral de consumo

Hoy en día vivimos rodeados de batas rojas, y es muy fácil caer en ese espiral descendente de consumo incontrolado.

Me compro la cama nueva, pero no voy a dejar el colchón viejo, habrá que cambiarlo también. Y con colchón nuevo, hay que comprar sábanas nuevas, y almohadas, y…

efecto diderot

Me compro esos zapatos preciosos de colorines, que luego no puedo combinar con nada, así que me compro un vestido liso para poder usar los zapatos. Y con ese vestido no tengo chaqueta que combine….

Creo que todos hemos pasado por ahí.

Solución más popular

Investigando un poco sobre el efecto Diderot, una y otra vez me he encontrado con las mismas sugerencias de posibles soluciones:

“Piensa antes de comprar”

“Pregúntate si realmente lo necesitas”

“Evita las compras compulsivas”

“Compra de segunda mano”

“Compra cosas que se adapten a lo que ya tienes”

efecto diderot

Todos estos consejos son muy válidos, pero creo que se quedan cortos, ya que hay un punto muy importante que se está pasando por alto, el origen del problema.

Los sentimientos de Diderot

El problema de Diderot, no era su bata nueva. El problema era la imagen que él tenía de sí mismo.

Lectura recomendada: Autoestima y Finanzas

Cuando se ponía la bata nueva, se sentía importante. Que es lo mismo que decir, que cuando no la tenía puesta, no se sentía así. Por eso “necesitaba” de la bata, y el pijama y de todo lo que vino después, para llenar ese vacío. Que demás está decir que no logró llenar.

Fenómeno social

El efecto Diderot, es un fenómeno social que engloba dos ideas principales, la primera es que nuestras posesiones influyen en nuestro sentido de la identidad, por lo tanto, todas nuestras pertenencias tienen el mismo estilo. Y la segunda, es que, si incorporamos algún artículo que difiere de los que ya tenemos, eso va a ocasionar una cadena de consumo relacionada con ese objeto.

Identidad

Este es un punto muy importante, porque creo que podemos utilizarlo a nuestro favor.

Muchas veces, cuando empezamos a ocuparnos de nuestras finanzas personales, cuando nos planteamos objetivos, nos cuesta mucho ver más allá de nuestra realidad actual.

Es como si por dentro tuviéramos a una persona que piensa en grande, soñadora y determinada a conseguir sus objetivos, pero por fuera tenemos al mismo de siempre, al “yo” que ya conocemos, ese que tanto le cuesta cambiar.

El Diderot que deseaba ser

efecto diderot

Ya conoces la frase que dice “vístete para el trabajo que desees” así como te ves a ti mismo, así te sientes y eso es lo que transmites a los demás.

Haz la prueba. Uno de esos días en los que estés bajoneado, solo quieras estar en pijama y te cueste separarte del sofá. Vístete. Como si fueras a salir a algún sitio, o a quedar con alguien. No importa que no vayas a ningún lado, pero vístete. Verás cómo te cambia el humor.

El hecho de ver nuestra imagen en el espejo, y vernos arreglados y presentables ya va a cambiar la manera de sentirnos, lo que va a influenciar nuestro estado de ánimo y nuestras acciones.

Eso era lo que Diderot veía en el espejo cuando se ponía su bata roja, él veía al Diderot que deseaba ser. Y personalmente creo que eso es algo muy positivo. Creo que lo que le falló a Diderot fue el presupuesto.

El presupuesto de Diderot

Imagínate cómo hubiera cambiado la historia, si Diderot hubiera hecho un presupuesto.

efecto diderot

El error que cometió Diderot fue el de vivir por arriba de sus posibilidades, endeudándose para aparentar algo que no era (todavía).

Pero supongamos que, al ponerse por primera vez esa hermosa bata roja, Diderot se vio como esa persona importante que siempre quiso ser, sintió que era posible, que él también podía tener todas esas cosas bonitas que solo tenían las otras personas.

Lectura recomendada: Cómo hacer un presupuesto

Final alternativo

Esta es mi versión alternativa de la historia de Diderot.

Al darse cuenta que su viejo pijama no era apropiado para su nuevo look, en vez de endeudarse y salir a comprarlo, pensó la manera de ahorrar dinero, de organizar el dinero que tenía, de manera que pudiera conseguirlo.  Diderot trabajó duro, día y noche y ahorró mucho, hasta que por fin, después de muchos meses pudo comprarse ese pijama.

Ahora al pararse frente al espejo, no solo se veía importante, sino que realmente empezaba a sentirlo por dentro. Estaba orgulloso de sí mismo, porque la bata había sido un regalo, pero conseguir el pijama fue un logro suyo.

Al poco tiempo, vio que las sábanas no estaban a la altura, hizo números, armó su presupuesto, su plan de ahorro, pero vio que sería mucho más difícil ya que eran mucho más caras que el pijama. Tendría que trabajar muy duro por un par de años. Entonces pensó que debería de haber alguna otra solución.

Empezó a pensar cómo podría hacer para generar más dinero. ¿Qué cosas podría aprender? ¿Un nuevo oficio tal vez? O quizás podría aprovechar sus dotes de escritor y filósofo para sacarle mayor provecho.

efecto diderot

Diderot creció, como persona, como filósofo, como escritor, como profesional, esto hizo que sus servicios fueran cada vez más requeridos y mejor pagados, y así fue como pudo conseguir sus sábanas, y su cama, y poco a poco fue transformando su vida y se convirtió en esa persona que siempre había querido ser.

Lejos de arrepentirse de su bata roja, le está eternamente agradecido a quién se la regaló, y cada vez que se la pone, le recuerda que todo es posible.

Cómo evitar el efecto Diderot

Creo que, para evitar caer en esa espiral descendente de consumismo, en vez de pensar antes de comprar una bata roja, o preguntarnos si realmente la necesitamos, comprarla de segunda mano, o comprar una bata de algodón que combine con nuestro pijama, lo que debemos hacer es pensar qué es lo que esa bata roja nos hace sentir. Eso es lo que realmente queremos.

Comprar la bata, usarla cada día para que nos motive a conseguir nuestro objetivo para lograr sentirnos de esa manera que tanto anhelamos.

Solo necesitamos una bata, un sueño y un plan de acción.

¿Has sufrido el efecto Diderot en carne propia? Anímate a compartir tu experiencia.

Te leo en los comentarios

¡Éxitos!

Alita

4 respuestas a “Efecto Diderot”

  • Hola me encanta tu blog y tus videos de youtube. Segui asi.muy buenos tus consejos.gracias a vos estoy ahorrando en sobres.saludos desde argentina buenos aires.
    Gracias
    Se consigue tu libro en buenos aires en librerias?
    Besos.jesus

    • Hola Jesús, gracias por tus palabras, me alegro de que hayas empezado a ahorrar, espero que no estés guardando pesos en efectivo ten en cuenta la devaluación. Si juntas dinero en sobres reales procura que sea en una moneda más estable como los dólares o euros.
      En cuanto a lo que preguntas del libro, no creo que lo encuentres en librerías físicas, puedes conseguirlo en Amazon, y creo que alguien lo revende en MercadoLibre también.
      ¡Éxitos con esos ahorros!
      Un saludo
      Alita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *