Cómo aplicar la filosofía de la hormiga a tus finanzas personales

 

Las hormigas de las que más se habla en finanzas personales, son las de los gastos hormiga, se las demoniza e intenta exterminar a toda costa para que no le causen más daño a nuestra economía.

Pero en vez de evitarlas, hoy vamos a observarlas y a aprender de ellas.

El notable orador Jim Rohn, desarrolló lo que llamó la filosofía de la hormiga, y nos decía que podíamos aprender cuatro cosas fundamentales de este pequeño insecto.

 

1-Las hormigas nunca desisten

filosofía de la hormiga Seguramente de pequeño te habrás encontrado con una hilera de hormigas y como a los humanos nos encanta complicarles la vida a estos pobres bichos, probablemente tu reacción más natural habrá sido poner algo en el camino. Una piedra, un palo, lo que hubiera a mano, y si eres de los más traviesos, hasta puede que le hayas tapado la entrada al hormiguero.

Lo más divertido (para nosotros, porque no creo que a las hormigas les haya causado mucha gracia) era ver cómo se las arreglaban para sortear los obstáculos o para reconstruir la entrada.

No importa cuántas piedras pongas en el camino de una hormiga, ella siempre encontrará la manera de sortear el obstáculo para llegar a su destino y cumplir con su propósito.

 

2-Piensan en el invierno todo el verano

Cuando el clima es bueno, y la comida abunda, las hormigas no se tiran a la sombra de un árbol a disfrutar el paisaje y llenarse la barriga de uvas, porque saben muy bien que el invierno está a la vuelta de la esquina.

Son previsoras, saben aprovechar lo bueno que tienen en el presente para que esto les siga siendo provechoso en el futuro y juntan toda la comida que encuentran para poder pasar el invierno.

3-Piensan en el verano todo el invierno

Pero lejos de ser pesimistas, las hormigas también piensan en verano todo el invierno, porque también saben que el verano está a la vuelta de la esquina y que el invierno no durará para siempre.

Esperan ansiosas ese buen cima y el primer día de calorcito ya salen de su hormiguero para disfrutar del tiempo, de la abundante comida y para ponerse de nuevo a trabajar.

4-Las hormigas no se ponen límites

filosofía de la hormigaDurante el verano, las hormigas juntan toda la comida que puedan juntar, no hacen un cálculo de cuánta comida van a necesitar para pasar el invierno y cuando llegan a esa cantidad luego pasan el resto del verano de fiesta.

Aprovechan al máximo lo que tienen sin poner limitaciones, si pueden juntar más comida, juntarán más.

 

 

 

Cómo puedo aplicar la filosofía de la hormiga a mis finanzas personales

Ahora que ya conocemos la filosofía de la hormiga, vamos a ver cómo aplicarla a nuestras finanzas y a nuestra vida en general.

No importa cuántas piedras pongas en el camino de una hormiga, ella siempre encontrará la manera de sortear el obstáculo para llegar a su destino y cumplir con su propósito. Clic para tuitear

Nunca te rindas

Ya vimos que no importa cuántos obstáculos pongas en el camino de una hormiga, ella siempre encontrará la manera de sortearlos para llegar a su destino y cumplir con su propósito.

Aquí me gustaría destacar que, para no rendirse, primero es indispensable tener un destino. Si las hormigas no tuvieran un propósito, solo serían bichos hiperactivos que desperdician su verano dando vueltas sin sentido.

No sé si te ha pasado alguna vez de sentirte así, como un bicho hiperactivo dando vueltas y vueltas sin llegar nunca a ningún lado, es una sensación bastante común hoy en día.

Por eso, lo primero que tienes que procurar es saber a dónde vas, cuál es tu objetivo financiero, y cuál es tu propósito. Una vez que lo sepas, haz como las hormigas, empieza a caminar hacia allí, y si te encuentras con obstáculos por el camino, habrá que buscar la manera de buscar un camino alternativo.

Hay muchos caminos posibles para llegar a un mismo destino. Si lo que has intentado no ha funcionado, o no ha salido como tenías previsto, es hora de buscar alternativas para darle la vuelta y esquivar lo que te está frenando.

 

filosofía de la hormiga

 

Se previsor

En las épocas de vacas gordas, cuando cobras las pagas extra, o alguna indemnización o herencia, en esas pocas ocasiones en las que todo parece ir viento en popa y la vida es maravillosa, disfruta, pero también piensa que el invierno está a la vuelta de la esquina.

Es ingenuo pensar que las cosas irán siempre bien.  La vida es cíclica, tiene sus momentos buenos y sus momentos malos y tienes que aprender a gestionar ambos para poder sacarle el mayor provecho a tus recursos.

En las épocas en las que todo va bien recuerda estos tres consejos:

 

  • No te comprometas con cuotas o pagos futuros a largo plazo.
  • No gastes todo lo que tienes, aparta siempre una parte para tus ahorros y tus inversiones. Aprovecha la buena racha para juntar cantidades más grandes.
  • No te duermas en los laureles y piensa siempre en la manera de mejorar. Si ya has llegado a tu objetivo financiero, proponte otro un poco más retador.

 

 

Mantén el optimismo

Así como es ingenuo creer que los buenos tiempo nunca acabarán, es igual de naíf pensar que las malas rachas son eternas. Aunque muchas veces lo parezcan.  No logramos nada si solo nos quedamos llorando nuestras penas y sintiendo lástima por nosotros mismos.

Mira hacia adelante con optimismo, organiza tus recursos para sobrellevar la situación actual de la mejor manera posible y planea una estrategia a futuro. En estos momentos es cuando más tienes que prestar atención a la organización de tus finanzas y encontrar un método que te permita llevar el control de tus gastos de manera efectiva.

Lectura recomendada: Qué es el sistema de sobres

 

filosofia de la hormiga

Sé todo lo que puedas ser

Así como las hormigas no ponen límites a cuánta comida juntar durante el verano, tampoco te pongas límites tú para crecer. Tal vez estés en una situación estable, en la que, con lo que ganas actualmente, aunque no tengas todo lo que te gustaría, estás cómodo, tienes suficiente para vivir y a tu familia no le falta nada.  Está bien valorar lo que uno tiene, pero la pregunta que te tienes que hacer es: Lo que gano actualmente, ¿es lo máximo que puedo llegar a ganar?

Si la respuesta es positiva, entonces disfruta de lo que tienes y aprende a sacarle el mayor provecho, aunque dudo que tu respuesta sea realmente positiva.

Siempre hay algo más que podemos hacer, un escalón más que subir, un empujoncito más que dar, pero al contrario de las hormigas, los seres humanos tenemos el poder de decidir si queremos seguir “juntando comida” o si mejor nos tiramos debajo de la parra a comer uvas.

 

Plantéate las siguientes preguntas

filosofía de la hormiga¿Lo que ganas actualmente, es el máximo que puedes llegar a ganar?

Piénsalo bien, ¿hay algo que tú puedas hacer, que te pueda generar mayores ingresos?

¿hay algún conocimiento, habilidad o destreza que puedas adquirir que podría hacerte ganar más dinero?

¿estás leyendo todos los libros que puedes leer? ¿estás aprendiendo todo lo que puedes aprender?

¿estás poniendo de tu parte todo lo que puedes poner?

 

Lectura recomendada: ¿Cuántas cestas de ingresos tienes?

 

Reflexiona sobre tus capacidades y sobre el uso que les estás dando. Lo que estás haciendo ahora, ¿es lo máximo que puedes hacer?

Conformarnos con dar menos del 100% es desperdiciar nuestras capacidades.

 

Conformarnos con dar menos del 100% es desperdiciar nuestras capacidades. Clic para tuitear

 

Si hay algo que crees que deberías hacer, que además tienes la capacidad para hacerlo, pero sin embargo no lo estás haciendo, no solo estás desperdiciando tus capacidades, sino que te estás auto-generando inconscientemente una de las mayores fuentes de infelicidad y frustración que existen.

 

Ponte un objetivo, trabaja con determinación para conseguirlo sorteando los obstáculos, aprovecha los buenos momentos y planifica tu futuro, mantén el optimismo en los momentos más difíciles y aprende a trabajar con los recursos que tienes, y procura potenciar al máximo tus capacidades para sacar el mayor provecho de ellas.

 

¡Deja salir a esa hormiguita determinada, previsora, optimista y que no se pone límites que tienes dentro!

¿Cuál de estos cuatro puntos crees que más te servirá para mejorar tus finanzas personales?

Te leo en los comentarios y si te ha gustado el post, comparte en tus redes sociales.

¡Éxitos!

Alita

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *