La bolsa o la vida

Resumen del libro de Vicki Robin y Joe Dominguez

El libro “La bolsa o la vida” de Vicki Robin y Joe Dominguez es un libro que había escuchado nombrar varias veces y también lo había buscado para comprarlo, pero no lo había podido conseguir. Era uno de esos libros inaccesibles. Cada tanto volvía a ver ese título por algún sitio y lo buscaba una vez más.

Por fin lo he conseguido, el año pasado ha salido una reedición, revisada solo por Vicki Robin ya que Joe Dominguez falleció en la década del 90.

Si eres uno de los que todavía no lo ha leído, hoy te traigo un resumen que seguro te dejará con ganas de hacerlo.

El libro está enfocado a conseguir la independencia financiera, y te explica cómo hacerlo en 9 pasos.

la bolsa o la vida

FIRE

Cuando salió la primera edición en 1992 tuvo un éxito tremendo, tanto que hasta se ha formado un movimiento llamado FIRE, de las siglas en inglés Financial Independence Retirement Early, que sería algo así como Independencia financiera y jubilación temprana.

Y a los que siguen este método se les llama FIer’s. Vicki Robin, dice que una cualidad que ha notado que tienen en común todos los FIer’s que ha conocido a lo largo de todos estos años (desde que salió la primera edición) es que todos tienen un propósito de vida que va más allá de sus circunstancias limitadas, y están dispuestos a hacer el trabajo duro, a cambiar y persistir.

¿cuánto es suficiente?

Comienza el libro planteándonos esta pregunta.

En un mundo dónde más es mejor, nunca se tiene lo suficiente.

A la mayoría de la gente le gustaría tener más de lo que tiene, sin embargo, es difícil definir cuánto es suficiente.

Comparte un estudio realizado entre los asistentes a sus seminarios, donde se les preguntaba a los participantes sobre el nivel de satisfacción actual sobre su vida en general. También se les pedía que indicaran el nivel de salario anual que percibían.

la bolsa o la vida

El resultado de la mayoría se situaba entre 2.6 y 2.8 en una escala del 1 al 5 de satisfacción, independientemente del nivel del salario percibido.

La autora concluye que siempre que se tengan las necesidades básicas y un mínimo nivel de confort cubiertos, luego no importa la cantidad de dinero que se recibe, lo importante es tener una buena relación, consciente y clara con él.

Gazingus Pin ¿cuál es tu capricho favorito?

gazingous pin

Muchas veces buscamos soluciones externas a conflictos internos, y comprar cosas que no necesitamos es una manera de buscar esa satisfacción externa.

Y para graficar esto, han inventado esta graciosa palabra “gazingus pin” que representa nuestra mayor debilidad, eso que no podemos evitar comprar. Para unos pueden ser zapatos, para otros libros, maquillaje, herramientas, utensilios de cocina, artículos de papelería, revistas… cada uno tiene el suyo, eso tan irresistible que no importa cuántos tengamos ya, siempre “necesitamos” uno más.

Luego nos enseña los 9 pasos para poder conseguir esa independencia financiera.

1º paso: Hacer las paces con nuestro pasado

En este primer paso, nos plantea un ejercicio que consiste en apuntar todo el dinero que hemos ganado durante toda nuestra vida, sí, toda. Desde las pagas que nos daban nuestros padres, o ese billete que nos regaló la abuela, lo que nos pagó el vecino por sacarle a pasear al perro, todos nuestros sueldos desde nuestro primer trabajo, todo.

Luego nos propone hacer un balance para calcular nuestro patrimonio neto y para que veamos la diferencia entre todo el dinero que entró a nuestra vida y cuánto de ese dinero tenemos hoy en día.

El objetivo de este ejercicio es crear consciencia de cómo hemos ganado y gastado nuestro dinero hasta el día de hoy, sin culpas ni reproches.

2º paso: Vivir el presente (contabilizar nuestra energía de vida)

Como vimos en el post Cuantas horas cuesta, si intercambias tu tiempo por dinero, ese dinero es equivalente a tu energía vital, parte de tu vida que estás dejando de vivir por hacer tu trabajo.

También tenemos que sumarle la comida que compramos cuando estamos fuera de casa trabajando, las meriendas, los cafés que sacamos de la máquina, la guardería que pagamos para que alguien más cuide a nuestros hijos mientras no estamos, lo que le pagamos a otros para que nos limpien la casa ya que nosotros estamos muy cansados para hacerlo, la ropa que solo usamos para ir a trabajar, incluso el dinero y el tiempo que gastamos en maquillaje o afeitadas.

la bolsa o la vida

Nos plantea hacer un cálculo que va mucho más allá de dividir nuestro salario entre las horas de trabajo para determinar cuánto ganamos por hora. Ya que no solo dedicamos tiempo y dinero a nuestro trabajo cuando estamos en nuestro puesto, también debemos sumarle las horas que tardamos en ir desde casa al trabajo y volver, el precio del transporte público o los gastos de gasolina y mantenimiento del vehículo que usamos para movernos.

Todos aquellos gastos, ya sean de tiempo o de dinero que, de no estar trabajando, no los tendríamos.

He preparado un Excel para que te sea más fácil si quieres calcularlo.

Descarga la plantilla para calcular el precio de tu energía vital aquí.

3º paso: ¿a dónde se va todo? Registro mensual

Una vez que ya sabemos cuánto vale nuestra energía vital, debemos averiguar cómo la estamos gastando, para eso nos sugiere hacer un registro de gastos, apuntando el total gastado al mes en cada categoría de gastos en dinero, pero también nos dice que debemos poner el equivalente en nuestra energía de vida.

"Tu dinero es tu energía de vida, gástalo en lo que te de satisfacción y en lo que esté alineado con tu propósito de vida." Vicki Robin Clic para tuitear

Cuando tus gastos están alineados con tus objetivos, te dan una sensación de plenitud e integridad, te sientes bien contigo mismo.

4º paso: tres preguntas que transformarán tu vida

Cuando tengas hecho tu registro mensual, pregúntate lo siguiente:

  1. ¿Me ha dado este gasto la satisfacción, alegría y valor acorde a la energía de vida invertida?
  2. ¿Está este gasto alineado con mis valores y mi propósito de vida?
  3. ¿Cómo cambiaría este gasto si no tuviera que trabajar por dinero? Nos sugiere que indiquemos para cada categoría de gastos, si creemos que en el caso de dejar de trabajar aumentaría, disminuiría o seguiría igual.

5º paso: Hacer visible la energía vital

Hacer un gráfico con nuestros ingresos mensuales y nuestros gastos mensuales y ponerlo en la pared o en algún lugar visible.

la bolsa o la vida

Ella recomienda colgarlo en la cocina, o en algún lugar donde cualquiera que venga a tu casa lo vea, de esta manera se romperán tabúes sobre el secretismo de cuánto se gana o se gasta y también cuenta casos en los que esto ha servido de motivación a otras personas.

Pero si no quieres exponer tus finanzas a todo el que ponga pie en tu casa, te recomienda que lo cuelgues en tu armario o en algún lugar donde tú lo veas cada día. Esto te hará mantenerte en contacto con tus objetivos  a la vez que te motivará ver tu progreso.

6º paso: Darle valor a nuestra energía de vida reduciendo los gastos

La autora nos dice que debemos aprender a gastar menos, y a utilizar mejor lo que tenemos.

Aclara también, que ser frugal no quiere decir ser tacaño ni miserable, significa poder disfrutar del mundo material evitando tener posesiones que no disfrutamos.

En esta parte del libro nos da unos cuantos tips para reducir gastos y poder ahorrar, pero remarca que lo que nos va hacer ahorrar es la transformación que hagamos, no los tips.

Lectura recomendada: 12 tips para ahorrar en la canasta familiar

7º paso: Darle valor a nuestra energía de vida aumentando los ingresos

Nos dice que debemos respetar la energía que ponemos en nuestro trabajo. Intercambiando nuestro tiempo con propósito.

Muchas veces dejamos que nuestros trabajos nos definan, decimos “soy abogado” “soy maestro” pero eso es lo que hacemos, no lo que somos.

la bolsa o la vida

Conseguimos un empleo para tener dinero para poder comprar las cosas que necesitamos y las cosas que nos dan satisfacción y felicidad, pero si somos miserables en nuestro trabajo, es un poco contraproducente, somos miserables para conseguir satisfacción.

La autora nos dice que debemos aprender a separar nuestro empleo de nuestro trabajo, nuestro propósito de vida. Si lo que hacemos para generar dinero para vivir, está alineado con nuestro propósito, genial, eso sería lo ideal, pero si no lo está, debemos aprender a diferenciar las dos cosas.

Por un lado, tenemos que tener clara cuál es nuestra misión, qué es lo que podemos aportar y trabajar en ello, y por otro lado, debemos mantenernos en nuestro empleo para generar dinero mientras alcanzamos nuestra independencia financiera y este empleo deje de ser necesario.

“No te preguntes qué es lo que el mundo necesita, pregúntate qué es lo que te hace sentir vivo, luego ve y hazlo. Porque lo que este mundo necesita es más gente que se sienta viva. Howard Thurman. Clic para tuitear

Piensa qué es lo que harías aunque no te pagaran por ello, qué cosas de las que has hecho te hacen sentir orgulloso de ti mismo.

Un factor que limita nuestros ingresos es nuestra actitud. Si sentimos que no somos lo suficientemente buenos, es más probable que nos quedemos en un rincón sintiendo lástima por nosotros mismos en vez de aprovechar las oportunidades que se nos presentan.

Video recomendado: Autoestima y finanzas

8º paso: El capital y el punto de encuentro

Haz el siguiente cálculo cada mes: capital x interés anual /12 el resultado será el ingreso mensual de tus inversiones. Agrega este dato a tu gráfico y estima cuándo se cruzarán las líneas de tus gastos con la de tu ingreso mensual de inversiones, ese es el día que alcanzarás la libertad financiera.

La independencia financiera se basa en tener opciones, no se trata de dinero, sino de tener la opción de poder decidir qué queremos hacer con nuestros recursos más preciados, nuestro tiempo, nuestra atención, nuestra vida.

9º paso: Invirtiendo para la independencia financiera

Haz tu plan financiero usando los tres pilares

  1. Capital, que es el dinero que te generará más dinero
  2. Fondo de emergencias, que cubran 6 meses de gastos
  3. La diferencia de dinero entre tus ingresos y gastos que tendrás si sigues estos 9 pasos

Algunas cosas que debemos tener en cuenta a la hora de invertir son, que nuestras inversiones estén alineadas con nuestros valores y con nuestra tolerancia al riesgo.

la bolsa o la vida

Que estén diversificadas y que nos den los ingresos actuales y futuros que necesitamos, que tengan cierta liquidez y que sean convenientes desde el punto de vista impositivo.

Nos resume las reglas básicas que son:

  1. Pagar las deudas y no volver a endeudarse
  2. Gastar menos de lo que se gana
  3. Invertir la diferencia entre lo que se gana y lo que se gasta en fondos indexados
  4. Mantener esos fondos indexados por muchos años

Conclusión

Es un libro que se deja leer, con muchos ejemplos, casos prácticos, ejercicios y preguntas. Me ha gustado y creo que seguirá siendo best seller por unos cuantos años más.

la bolsa o la vida

Si tu objetivo es alcanzar la independencia financiera debes leer este libro, y aunque ese no sea tu objetivo, creo que puedes sacar muchas ideas interesantes de él.

Puedes conseguir el libro aquí

Si lo has leído te invito a que dejes tus impresiones personales sobre este libro.

¿Te animas a compartir cuál es tu gazingous pin?

Te leo en los comentarios

Éxitos

Alita

4 respuestas a “La bolsa o la vida”

  • Hola Alita . Que interesante visión la de los Ganzigus Pin, ja. Esos “Caprichos” o gustos que a veces nos descarrilan la economía.
    Algo muy interesante también son las cuatro reglas básicas que propone en el final.
    Saludos.
    Seguimos leyendo el blog, mirando los videos de youtobe, haciendo el cusro, todo de Raittit
    (… ¿sera acaso otro Ganzigus Pin de “tiempo” que estoy realizando…?
    Saludos

  • Buenas! Aquí Jaír, de EfectiVida
    Buenísimo resumen. Super currado. Muchas gracias por todas las explicaciones.
    Y super interesante lo de cuánto es suficiente. La verdad es que vivimos en un mundo donde todo se mide por cantidades, y como bien dices, parece que más es mejor. Justo lo contrario a lo que expresa el minimalismo: menos es más.
    Seguramente la clave estará en el equilibrio.
    Un saludito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *