No todos los balances tienen números. Si estás buscando cómo hacer un balance de tus finanzas, te recomiendo que leas el post “Cómo hacer un balance famliar”. Para el balance que vamos a ver hoy no necesitas calculadora.

Un balance es una herramienta que nos permite ver en dónde estamos, y cómo nos ha ido hasta ahora, algo indispensable para saber si vamos por el camino correcto o si nos hemos desviado y necesitamos hacer un recálculo de ruta.

Y qué mejor momento para hacer un balance que cuando termina un ciclo, puede ser un día, una semana, un mes, o un año. A fin de año se junta con la navidad, días libres, encuentros con amigos o familiares que tal vez no veíamos hace mucho, y todo esto hace que estemos más predispuestos a reflexionar y a proponernos cambios y mejoras para el nuevo ciclo que comienza.

Las 12 uvas

No fué hasta mi adolescencia que me dí cuenta que la tradición de comer las 12 uvas en año nuevo era una costumbre española. En casa siempre se había hecho y supuse que todo el mundo lo hacía, hasta que un día hablando con una amiga sobre las uvas como si fuera lo más normal del mundo, me miró con cara de “¿de qué me estás hablando?” y tuve que explicarle que era eso de las 12 uvas.

La verdad que ni yo lo tenía claro, solo sabía que a la media noche, brindábamos y comíamos 12 uvas, así solas, sin campanadas, ya que no había ningún campanario cerca ni era costumbre en Argentina transmitir ninguna campanada por televisión, la tele siempre estuvo apagada.

Al no haber campanadas, siempre asocié el número 12 a la cantidad de meses del año y, mientras hacía la disección de mis uvas (las cortaba lo suficiente como para poder sacarle las pepitas pero no tanto como para que se conviertieran en 24) tomé por costumbre pensar en algo que hubiera sucedido en cada mes, lo más significativo que hubiera vivido, para que al momento de brindar pudiera traer ese recuerdo a mi mente a la vez que comía cada uva.

Sin saberlo, lo que estaba haciendo era un pequeño y brevísimo balance del año que terminaba.

Balance de las 12 uvas 2.0

Me encantaría poder recordar todos esas imágenes mentales de todas esas uvas comidas a lo largo de los años, pero mi memoria no es tan buena, y uno va archivando recuerdos para tener accesibles otros más nuevos o relevantes, por eso este año he decidido mejorar el balance de las 12 uvas y guardar esos recuerdos en papel.

No puedo volver el tiempo atrás, pero sí puedo cambiar ahora para crear un futuro mejor.

Por eso, este año, ya tengo mis uvas preparadas, al menos lo que voy a pensar cuando coma cada una de ellas, y te propongo que lo pruebes también.

El diario

Escribe en tu diario los meses del año y el evento más significativo que recuerdes de cada mes. Si no tienes diario es un buen momento para empezar uno. No hace falta que empieces cada entrada con un “Querído diario” ni que escribas cada día, tampoco tiene que tener florcitas ni un candadito, puedes usar un cuaderno común y corriente, o incluso puedes hacerlo digital, lo importante es que tengas un lugar donde poner información relevante que puedas consultar fácilmente en el futuro.

Las 12 uvas versión extendida

Y si te sientes motivado, ya que te has sentado a escribir, también te propongo que aproveches para hacer una revisión un poco más profunda de tu año.

Empieza con tus objetivos, o los propósitos de año nuevo que tenías a principio de año. Si no los tenías apuntados, comienza haciendo memoria y apuntando todo lo que recuerdes que querías conseguir este año. Luego ve marcando tus logros, ¿has cumplido con lo que te habías propuesto? Tal vez no hayas cumplido al 100% pero hayas progresado y avanzado hacia tu meta. Especifica todos tus logros, sean totales o parciales y aprovecha también para reflexionar sobre tus fracasos.

¿Qué ha pasado con esos obejtivos que no has podido cumplir? ¿Sigue en tu lista de objetivos pendientes? ¿Qué crees que ha fallado? ¿Qué puedes hacer diferente para obtener resultados positivos?

Las próximas 12 uvas

Ya sé que es un poco pronto para estar pensando en las 12 uvas del 2020, pero es justamente ahora el momento apropiado para planear tus logros futuros.

La razón por la que la mayoría de gente no consigue lo que quiere es que no sabe qué es lo que quiere Clic para tuitear


Por eso, si quieres que el 2019 sea un año de muchos logros y experiencias positivas, tienes que hacer que ocurra. Primero pensando qué es lo que realmente quieres, y luego creando un plan para conseguirlo.

Si nunca lo has hecho sé que puede ser agobiante, pero no desesperes, hay maneras de simplificar la tarea.

Este año me he cruzado con la Guía 2019 de Superhábitos y la verdad que me ha encantado. Aunque no seas emprendedor le puedes sacar mucho provecho, es muy útil y práctica. En el post Cómo planificar tus metas de año nuevo: 7 consejos y una guía práctica tienes una explicación detallada de cómo planificar tu año y un enlace para descargar la guía de forma gratuita.

Espero que tus 12 uvas estén llenas de logros y buenos recuerdos y que las del año que viene sean aún mejores.

¡Éxitos!

Alita


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *