¿Propósitos o metas?

Un nuevo año comienza y con él los famosos propósitos de año nuevo (que, con suerte, duran lo que tarda en llegar febrero)

Propósito: Fuerte determinación para hacer algo.

Por lo general los propósitos de año nuevo no suelen funcionar, sino no tendríamos los mismos propósitos año tras año.

Tener un propósito es tener la determinación para hacer algo, pero solamente con determinación no se llega muy lejos. A esa determinación hay que acompañarla de trabajo duro, hay que saber hacia dónde se quiere ir y qué es lo que se tiene que hacer para llegar allí.

Por esto, este año te propongo que te olvides de los propósitos de año nuevo y que en su lugar te plantees metas.  Como el tema que nos atañe son las finanzas, hoy vamos a ver cómo hacer para fijar nuestras metas financieras y cómo trabajar en ellas para poder lograrlas, (aunque el sistema funciona para cualquiér tipo de meta que quieras alcanzar)

“Nunca hay viento favorable para quien no sabe a dónde va”

Séneca

¿A dónde vas?

Tener una meta no es más que saber a dónde ir.

Imagínate que te subes al coche y empiezas a conducir, pero como no sabes a dónde ir empiezas a dar vueltas por ahí, al rato te cansas de conducir y empiezas a quejarte de que nunca llegas a ningún sitio.

No tiene mucho sentido ¿no? Sin embargo así es como vive su vida muchísima gente, sin saber qué es lo que quiere, pero quejándose porque nunca lo consigue.

Con las finanzas pasa exactamente lo mismo, la mayoría nunca se ha planteado una meta financiera, pero aún así, se queja.  Es que a los seres humanos nos encanta quejarnos ¡todo el tiempo,de todo! Es nuestro deporte favorito.

¿Qué quieres?

Lo primero que debes tener claro es qué es lo que quieres, a dónde quieres ir. Esta será tu meta financiera. Y una vez que lo tengas claro, entonces debes sentarte a pensar un plan para llegar a esa meta. Plantearte objetivos que te lleven hasta allí.

Hay una técnica para determinar objetivos que es muy útil, sobre todo si nunca antes lo has hecho. Se llama la técnica SMART, es un acrónimo en inglés y te explico cómo funciona.

Todos los objetivos deben estar apuntados hacia la meta que quieres conseguir, te deben llevar hacia ella, pero además debes asegurarte que cumplan las siguientes 5 condiciones.

Deben ser:

S (specific) Específicos

Aquí cuanto más específico seas, mejor. “Tener un mejor nivel de vida” no es específico.

Define qué es un mejor nivel de vida para ti. ¿Tener un coche nuevo? ¿qué coche? ¿tener una casa más grande? ¿qué tan grande? ¿cuántas habitaciones? ¿con jardín? ¿en qué barrio? ¿poder gastar más dinero en diversión y ropa? ¿qué ropa quieres? ¿a qué restaurante quieres ir y cuántas veces al mes? ¿que tus hijos vayan a un mejor colegio? ¿qué colegio? Se muy específico, cuanto más claro lo tengas mejor.

Tal vez tu meta financiera sea tener suficiente dinero como para tomarte un año sabático para viajar. Eso está muy bien, tienes claro lo que quieres, ahora necesitas especificar, ¿viajar a dónde? ¿qué países te gustaría conocer? ¿cuánto tiempo te gustaría pasar en cada destino? ¿qué cosas te gustaría hacer cuando estés allí? ¿qué experiencias te gustaría tener? ¿qué comidas te gustaría probar? ¿dónde te gustaría hospedarte?

Especifica todo lo que puedas.

M (measurable) Medibles

En el tema financiero esta parte es muy fácil, porque el dinero se puede medir fácilmente, es una cantidad y se puede contar. Pero…

¿sábes cuánto dinero necesitas exactamente para conseguir tus metas?

Si no lo sabes, es importante que lo calcules. Esto tienes que tenerlo claro, sino ¿cómo sabrás cuando lo has conseguido?

Siguiendo con el ejemplo del año sabático para viajar, para todos los detalles que ya has determinado, ahora tienes que agregarle un importe. ¿cuánto cuesta el pasaje para llegar hasta allí? ¿cuánto necesitas para pagar el alojamiento? ¿precio de entradas y excursiones? ¿cuánto dinero necesitas para moverte localmente una vez estés allí? ¿cuánto cuesta la comida? ¿cuánto dinero tendrás que tener disponible para posibles imprevistos…?  ve sumando todo, así descubrirás el importe exacto que necesitarás y sabrás cuánto te falta para conseguirlo.

A (attainable) Alcanzable

¿Cómo lo harás? ¿Es posible lo que estás deseando o es solo un sueño?

Lo que te propongas debe ser alcanzable, si te pones una meta que esté muy alejada de tu realidad, probablemente la abandones porque no verás resultados. No tiene sentido intentar conseguir algo que ya sabes desde el principio que nunca lo tendrás. Todo es posible, pero debes ir por partes. Si ahora mismo te encuentras sin trabajo y apenas tienes para comer, tal vez lo del año sabático para dar la vuelta al mundo en un jet privado, alojándote en hoteles 5 estrellas esté un poco alejado de tu realidad actual.

No quiere decir que no lo puedas conseguir, solo que está un poco más lejos, es bueno que tengas metas grandes, pero mientras tanto proponte otras más alcanzables que estén alineadas con esa gran meta.

Pero, por otra parte, no te pongas una meta demasiado pequeña. Generalmente tendemos a infravalorar nuestros propios recursos y nuestras habilidades, eres capáz de mucho más de lo que crees, siempre apunta un poco más alto, eso te hará crecer.

Tus metas deben ser lo suficientemente grandes como para que te obliguen a crecer

y lo suficientemente realistas como para poder alcanzarlas.

 

R (relevant) Relevante

¿Para qué quieres lo que quieres? ¿por qué quieres conseguirlo?

Determina el motivo, este es uno de los pasos más importantes.  Siguiendo con el ejemplo, ¿quién crees que tiene más probabilidades de conseguirlo? ¿una persona que lo quiere hacer porque es joven y muchos de sus amigos lo han hecho y cree que si no lo hace ahora no lo podrá hacer nunca porque luego tendrá otras obligaciones familiares o laborales? ¿o una persona que le apasiona aprender de otras culturas y ver el mundo desde otro punto de vista?

El motivo es el motor, lo debes tener muy claro, porque en los días en los que quieras abandonar, tu motivo es el que hará que te esfuerces y es el que te mantendrá en tu camino.

 

T (timely) Tiempo determinado

¿Cuándo quieres conseguirlo? ¿Algún día, o en el 2020? Algún día es la respuesta incorrecta, si no tiene una fecha no es una meta, solo un deseo.

Lo bueno del tiempo, es que al igual que el dinero, se puede contar. Si sabes que necesitas conseguir cierta cantidad de dinero en un período determinado de tiempo, puedes determinar cuánto necesitas conseguir cada año, o cada mes o semana, para llegar a esa meta y hacer un seguimiento para ver tu progreso.

 

Convierte tus viejos propósitos en metas SMART

Para este nuevo año que comienza, te propongo que tomes al menos uno de tus propósitos de año nuevo, y que lo conviertas en una meta SMART y si te animas compártela en los comentarios.

¡Éxitos!

Alita

P.D.: Si quieres aprender más sobre finanzas personales y a administrar tu dinero con el sistema de sobres, consigue mi libro Finanzas personales en prácticos sobrecitos haciendo click aquí.

 

 

5 respuestas a “¿Propósitos o metas?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *