Motivación financiera

El camino hacia la independencia financiera es largo y difícil, y para mantenerte activo vas a necesitar motivación, mucha motivación.

Hoy te voy a enseñar una técnica de motivación financiera que te ayudará en los días difíciles, yo la llamo “Técnica de saborear el futuro”

Saborea el futuro

Hace poco tuve unos días de vacaciones en mi trabajo, e incluso antes de disfrutarlos ya me estaba agobiando porque tenía una lista de todas las cosas que quería hacer y sabía que no me alcanzaría el tiempo.

Quería aprovechar para ponerme al día con el blog, editar unas fotos que venía postergando hace rato, trabajar en el curso online que estoy creando, quedar con un par de amigos que no veía hace rato, hacer limpieza general, entre otras tantas cosas personales, de la casa o del trabajo.

Entonces una vocecita en mi cabeza dijo “STOP” así no vas a llegar a ningún lado.

Me relajé, asumí que no iba a poder hacer todas las cosas de mi lista, porque era física y cronológicamente imposible, y en cambio decidí saborear mi futuro.

Pensé: en estos días que no tengo que ir a la oficina, voy a hacer de cuenta que ya conseguí mi independencia financiera y que ya no necesito ir a la oficina nunca más.  Que dispongo de las 24 horas del día para organizarlas como prefiera.

¿Cómo sería un día de mi vida? ¿cuál sería mi rutina diaria? y entonces empecé a simular mi futuro.

Levantándome temprano, saliendo a correr, preparando unos desayunos nutritivos para comenzar el día con energía, disfrutando esos desayunos sin prisas y con charlas interesantes, dedicando tiempo a mis proyectos, a mis amigos y familia, a la casa, y aunque no hice todo eso que estaba en mi larga lista, lo que sí hice, lo hice con gusto y sin agobios.

Todo está en tu cabeza

Al cambiar mi manera de pensar, no solo pude aprovechar mucho mejor mi tiempo, sino que pude saborear esa libertad, aunque todavía no la tenga. Esto me motivó a seguir trabajando con más fuerzas para poder conseguir mi objetivo, eso es lo que quiero, lo que pude saborear esos días, el poder trabajar a mi ritmo, el poder disfrutar de mis amigos y de mi familia sin preocupaciones de horario, sé que es posible, sé que cada día estoy más cerca de mi meta y sé que llegaré y cuánto más me dedique a ello más pronto lo conseguiré. Fue una buena dosis de motivación bien aplicada.

 

Ayudas externas

Además de tus pensamientos, puedes agregar ayudas externas que estimulen tus sentidos.

Por ejemplo, cuando vayas a comprar ropa, elige la ropa que tu futuro yo compraría, sacrifica cantidad por calidad.  Si los pantalones que tu futuro yo se compraría valen 5 veces más que los que tú puedes pagar, entonces compra menos pantalones, o ahorra hasta que tengas el dinero suficiente, pero date el gusto de entrar a esa tienda a la que hasta ahora solo mirabas desde afuera porque no podías permitirte entrar a comprar nada. Disfruta de la atención personalizada que te dan, haz de cuenta que es tu tienda habitual, siéntete en tu sitio, como pez en el agua, ve acostumbrándote, porque hacia allí vas.  Saborea un trocito de tu futuro.

Cuando vayas a cenar fuera, elige el restaurante que tu futuro yo eligiría, siéntate a la mesa, deja que te atiendan, elige el plato que quieres sin mirar el lado derecho del menú. No lo podrás hacer con la misma frecuencia, pero lo puedes hacer, si acostumbras ir a cenar fuera una vez a la semana, prueba ir solo dos veces al mes y ahorrar el resto, cada dos o tres meses podrás disfrutar de una de estas “cenas del futuro” y creeme que saben muchísimo mejor.

¿Estás cansado de conducir un cacharro viejo? Ahorra, alquila por un día el coche que te gustaría tener y sal a pasear en él, siéntelo, saborea esa sensación.

En vez de irte una semana de vacaciones vete solo un fin de semana a ese destino que vienes postergando por no tener el dinero, o quédate en tu ciudad, pero ve a un hotel de lujo.

Hay muchísimas formas de saborear tu futuro ¿lo has probado alguna vez? si te animas comparte en los comentarios cómo haces para saborear tu futuro y mantenerte motivado.

¡Éxitos!

Alita

P.D.: Si quieres aprender más sobre finanzas personales y a administrar tu dinero con el sistema de sobres, consigue mi libro Finanzas personales en prácticos sobrecitos haciendo click aquí.

 

 

2 respuestas a “Motivación financiera”

  • Saborear el futuro es fundamental, estoy totalmente de acuerdo. A veces suena raro decirlo, pero cuando lo haces, vivir la sensación que todo te da es crucial para decir “esto es lo que quiero siempre” y pelear a tope para conseguirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *