a-mi-no-me-importa-el-dinero

¡A mí no me importa el dinero!

 

Seguramente habrás escuchadon decir miles de veces “a mi no me importa el dinero”, hasta puede ser que tú mismo lo hayas dicho más de una vez. Aunque suene muy bien, dudo que sea cierto.

A mí me importa el dinero y creo que a ti también.

 

Por qué no está bien visto

Si eres como la mayoría de gente, probablemente te haya chocado un poco lo que acabo de decir, y tal vez hasta te puedas haber sentido ofendido, es normal.

A mi no me importa el dinero RaititDecir que a alguien le importa el dinero no está bien visto, pero en realidad, es lo que creemos que esta frase implica lo que no nos agrada.

En nuestra cabeza hemos asociado que, si a alguien le importa el dinero, quiere decir que es una mala persona, o damos por hecho que no le importan otras cosas, o inclusive, que no le importan otras personas.

Y cuando decimos “a mí no me importa el dinero” en realidad lo que queremos decir es “yo no soy codicioso” o “el dinero no es lo más importante de mi vida”. Aunque sean afirmaciones muy distintas.

Como nos dice José Iribas en su blog Dame tres minutos, es importante llamar a las cosas por su nombre, aunque no siempre sea lo políticamente correcto. Puedes leer la entrada completa en el siguiente enlace: La manipulación del lenguaje: cómo engañar a tu cerebro

 

 

No me importa el dinero

 

Cuando realmente no te importa algo, no le prestas atención, te da igual que esté o que no esté, no tiene ningún interés para ti.

Por ejemplo, cuando alguien dice, “¡ha salido la nueva película de la saga Crepúsculo!” en mi cerebro, esa afirmación no tiene ningún significado. No me importa, en lo más mínimo. No tengo nada en contra de esa película, si tuviera algo en contra, probablemente me interesara, simplemente no me afecta en nada, porque nunca tuve interés en ver ninguna de las películas de la saga ni leer los libros. Por eso, que salga una película nueva no me afecta en lo más mínimo, simplemente no me importa.

 

El dinero te importa

 

Con el dinero no pasa lo mismo, no te da igual que esté o que no esté, sobre todo si no está, te interesa. Imagínate las siguientes situaciones:

  • Te acabas de comprar algo, supongamos unos pantalones, estás muy contento con tu compra, son justo los que querías y te quedan muy bien. El día que te los estrenas, pasas por la misma tienda y ves que ahora están rebajados en un 50%
  • Acabas de vender tu coche, te pagan en efectivo, y cuando llegas a tu casa te das cuenta que has perdido el sobre con el dinero.
  • Te compras un billete de avión por internet, luego te das cuenta que has seleccionado mal la fecha y que no podrás usarlo, y después te enteras que la tarifa que has elegido no permite ni cambios ni cancelaciones.

Si no te importara el dinero, estas situaciones no te afectarían en nada.

Pero no solo te afecta el dinero cuando lo pierdes, también te importa cuando no te alcanza, por ejemplo, cuando vas a un restaurante y te apetece comer el entrecot de Black Angus, pero cuando ves el precio, decides que la hamburguesa también tiene buena pinta, si no te importara el dinero, te comerías el entrecot.

 

Consuelo o autoengaño

Decir que el dinero no importa, también es un mecanismo de defensa. El hecho de no conseguir lo que queremos nos genera frustración, y una manera de evitar ese malestar es auto-convenciéndonos de que, en realidad, no lo queríamos tanto.

Cuando creemos que eso que queremos, es inalcanzable, que es algo que nunca podremos conseguir, le restamos importancia. Queremos creer que no nos importa, y nos consolamos pensando que tenemos otras cosas que son más importantes.

 

Una cosa no quita la otra

 

Que sea más importante tener salud y amor, no quiere decir que tener dinero no importe.

Y que a alguien le importe el dinero, no quiere decir que solamente le importe el dinero.

Es hora de darle al dinero la importancia que se merece, ni más, ni menos.

 

Post sugerido: El dinero ¿es bueno o malo?

 

Si quieres mejorar tus finanzas, debes darle importancia al dinero y aprender a gestionarlo.

 

Se consecuente

Una de las mayores causas de infelicidad se produce cuando no somos consecuentes. Cuando pensamos de una manera, pero sin embargo, actuamos de otra. Cuando nos decimos a nosotros mismos que no nos importa el dinero y luego actuamos como si nos importara, hay un conflicto interno, una incongruencia.

El problema es que, como la mayoría de la gente hace lo mismo, ya ni lo notamos. Es lo más común.

El reto

Te propongo un reto, para empezar a ser más consciente de esas pequeñas contradicciones propias y de la gente que nos rodea.

Es una especie de juego que me gusta jugar y que ahora me gustaría invitarte a jugar a ti también.

Presta atención no solo a lo que dices tú, tus familiares y amigos, sino a lo que dice toda la gente que te rodea, cuando estés en un lugar público, en el bus, en un avión, en el super, en el restaurante, etc.  e intenta descubrir si su discurso está relacionado con el dinero, y si es así fíjate si encuentras alguna incongruencia.

Una vez que empieces a prestar atención, descubrirás que, a pesar de no importarle casi a nadie,  la mayoría de gente habla de dinero constantemente, aunque no sea de manera directa. Muchas elecciones que hacemos y decisiones que tomamos están influenciadas por el dinero.

Te pongo un ejemplo de incongruencia.

 

Un día, mientras comía, escuché que en la mesa de al lado alguien dijo “a mí no me importa el dinero”, lo cual llamó mi atención. Cinco minutos más tarde, esa misma persona estaba contando la anécdota de cuando fue a comprar un disfraz para su hija, y cómo la niña insistía en que quería el de Elsa, la princesa Disney, que valía 30 euracos, mientras ella intentaba convencerla de que la mujer maravilla (5€) era mucho más chula, que si el lazo mágico, la tiara, mucho mejor que Elsa. Todos se reían de sus ocurrencias. Estoy segura que a esa madre, le hubiera encantado poder comprarle el disfraz de Elsa a su hija.

 

Si intentas convencer a tu hija de que el disfráz de la mujer maravilla (5€) es mejor que el de una princesa Disney (30€) #ATiSiTeimportaElDinero Clic para tuitear

 

 

Te animo a que compartas las contradicciones que vayas escuchando por ahí, en los comentarios, o en un Tuit #ATiSiTeimportaElDinero

 

¡Éxitos!

Alita

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *