Nada cambia, pero si tú cambias, todo cambia

La primera vez que escuché esa frase me dejó pensando un buen rato, la primera reacción, como es natural, fue buscarle los “si,pero” para intentar refutarla, ya que aceptarla como verdadera implicaba hacerme cargo de muchas cosas que no estaba preparada para aceptar.

Pero de todos modos, aunque no me la creí del todo, se había quedado picando en el fondo de mi cabeza hasta que poco a poco me fui dando cuenta de lo cierta y lo profunda que era esa afirmación.

Lo más sorprendente, es ver cómo sigo descubriendo cosas de los libros que ya leí, de las películas que ya vi, de las frases que ya sabía, de las canciones que ya escuché miles de veces. Aunque el material no cambie y siga siendo el mismo, yo no soy la misma y eso me hace ver cosas nuevas donde antes no las veía.

Una especie de magia

queen a kind of magicEs como una especie de magia, y justamente lo que te quiero contar hoy son las reflexiones sobre ese recital, A kind of magic, el famoso concierto de Queen que hicieron en Wembley en el 86. Seguramente lo habrás visto alguna vez, al menos partes de él. Yo lo he visto muchas, muchísimas veces en mi vida, como buena fanática de Queen que soy, por eso, cuando me puse a ver qué era lo que ofrecían en el sistema de entretenimiento del avión, con un vuelo de 13hs por delante, no tuve la menor duda que la mejor opción era Wembley ‘86.

A pesar de haberlo visto quichicientas veces, nunca había prestado atención a pequeños detalles, como la lluvia. Ya sabemos que en Inglaterra llueve, mucho, tal vez por eso nunca le di importancia, pero esta vez me puse a observar la lluvia. Durante gran parte del recital llovía, y llovía mucho, hay tomas en las que se puede ver el chaparrón, y a Freddie chapoteando, sin embargo, a pesar del mal tiempo, el show continuó, los músicos tenían parte del escenario que estaba bajo techo, pero el público no, y a pesar de estar todos empapados, siguieron bailando y cantando las canciones y no pararon de sonreír y disfrutar.

Eso me hizo pensar, ojalá hubiera podido estar ahí, tal vez no en Wembley, pero de haber tenido unos cuantos años más, habría podido ir al recital que hicieron en Buenos Aires. Me imaginé cómo hubiera sido estar entre el público y definitivamente, aunque hubiese caído agua a baldazos, eso no habría impedido que disfrutara ese momento.

Situación incómoda

queen a kind of magicSi te pones a analizar fríamente la situación, ¿porqué alguien que está apretujado, sudado, cansado de haber estado horas esperando y además mojado por una lluvia copiosa que no para, podría estar contento y disfrutando? La respuesta es que tiene un motivo más grande, esas incomodidades son insignificantes si las comparas con la recompensa. En este caso, la recompensa es ver a su grupo favorito tocar en vivo, pero quita a Queen de la escena y solo te quedaría una multitud de gente molesta y malhumorada.

Así de importantes son las metas que nos proponemos. Cuando sabemos qué es lo que queremos, las incomodidades que tengamos que pasar para llegar a conseguirlas, son insignificantes si las comparamos con la recompensa.

 

 

Se tú mismo

Otra de las cosas que descubrí viendo una vez más este recital, es la importancia de ser uno mismo.

Aunque puede que no te guste particularmente ni Freddie Mercury ni su música, si te preguntara si lo consideras un buen músico, me arriesgaría a decir que seguramente responderías que sí. Además de tener una voz maravillosa y componer lindas melodías, don Freddie era un showman, se comía el escenario.

Ahora imagínate que nunca en tu vida has visto a Freddie Mercury, no sabes quién es, no lo conoces de nada, y un amigo te muestra este video.

 

Si después de ver ese video te preguntara si Freddie es un buen músico, dudo que tu respuesta sea positiva. Cuando lo ves tocando la guitarra parece un niño en su primer recital del cole, que acaba de aprender a tocar sus primeros tres acordes.

No solo aporrea el instrumento sin ninguna gracia, sino que se nota que está incómodo, casi ni se mueve, está tan concentrado en poner los dedos donde toca que casi ni pestañea. Él mismo siempre dijo que era malísimo y que no había manera de aprender a tocar la maldita guitarra, por suerte (para nosotros) con tocarla en una sola canción ya le bastó para quitarse el gusto y darse el capricho.

No dudo que, si él realmente hubiera querido aprender a tocar la guitarra en serio, lo hubiese podido hacer, pero nunca lo hizo, porque no se le daba bien y no le gustaba, en cambio se dedicó a hacer lo que le se le daba bien, lo que realmente lo hacía brillar.

No pierdas tiempo aprendiendo a tocar la guitarra

queen a kind of magicEn vez de esforzarte y tratar de ser bueno en todo, enfócate en mejorar aquello en lo que ya eres bueno, lo que te hace brillar, no necesitas saberlo todo, si necesitas una guitarra en tus canciones, búscate un Brian May.

Hoy en día, en la era del multitasking, parece que tuviéramos que saberlo todo y ser buenos en todo, pero si bien es bueno tener un poco de cultura general y saber sobre varios temas, usa tus recursos en potenciar tus fortalezas.

Relee esos libros que te hayan gustado, vuelve a mirar esas películas que te han dejado pensando, siempre puedes sacar nuevas enseñanzas del mismo material.

¡Éxitos!

Alita

P.D: ¿te ha pasado de encontrar nuevos significados a libros, películas o canciones viejas? Compártelo en los comentarios.

 

 

 

 

2 respuestas a “Reflexiones de una noche mágica”

  • ¡Buenas! Aquí Jaír, de EfectiVida. ¡Me ha encantado el artículo! Me gustan mucho las reflexiones, pero tu has hecho algo interesante. Has empezado y terminado por una idea, y entre medias has dejado unas cuantas joyitas dignas de un artículo aparte.
    Casualmente el otro día iba hablando con mi esposa de que las cosas no suelen cambiar mucho. Creo que las personas tampoco, en su mayoría. Por eso está bien el “si” condicional de tu título. La clave está en querer progresar, en tener metas, en seguir aprendiendo. Como dice una frase que leí hace un tiempo: “Para el que es observador, el mundo es su maestro”. Éstos son los que cambian significativamente. Lo dicho… Fantástico artículo!
    (Me gusta mucho que se mezcle el tema de finanzas con reflexiones de este tipo)
    Saludos desde Canarias!

    • ¡Gracias Jaír! Efectivamente el “si” condicional es la clave, las personas no suelen cambiar mucho si nunca se han planteado cambiar, porque aquellas personas que deciden modificar algo en sus vidas, pueden cambiar tanto que si no las ves en un par de años ¡puede que no las reconozcas! Me alegro de que te haya gustado el post.
      Saludos desde Baleares 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *