marzo 4

Mentores

Educación financiera

0  comments

Hace unos días uno de mis Raiters me ha preguntado por Youtube, cuáles han sido mis mentores. Y me gusta que lo haya hecho, porque creo que tener un mentor es una gran ayuda para mejorar. Tanto que he decido explayarme en una entrada de blog para compartirlo con todos.

¿Qué es un mentor?

Empecemos por lo más básico, si bien hoy en día se escucha bastante el término mentor, tal vez no todos tengamos bien claro qué es realmente un mentor y cuál es su función.

Un mentor es una especie de maestro, consejero, consultor, que guía a su discípulo, alumno, aprendíz,o “mentee” en inglés.

Pero hay un matíz, ​los maestros, consejeros, consultores o  guías, pueden ser mentores, pero también pueden no serlo.

Por ejemplo, en el cole seguramente habrás tenido algún profesor de esos que llegaban, daban su clase, repitiendo como lorito la misma lección que habían estado dando desde hace 20 años atrás, te pasaban conocimiento, cumplían con su trabajo y se iban a casa.  

​Seguro que también habrás tenido algún otro profe, de esos que sabías que podías contar con ellos si tenías algún problema, tal vez ese maestro que vio en ti un potencial que otros no vieron y te guio en el camino adecuado.

La función de un mentor no es la de transmitir conocimientos únicamente, sino de compartir su visión, su experiencia, asesorar y guiar a su discípulo para que éste pueda conseguir sus objetivos.

¿Es necesario tener un mentor?

Si bien tener un mentor no es estrictamente necesario, la verdad es que ayuda y mucho tener uno.

Imagínate que te vas de viaje a una ciudad que no conoces, tú puedes tranquilamente recorrer la ciudad, aprender muchas cosas, disfrutar de lo que el lugar tenga para ofrecer, e incluso hoy en día puedes investigar online, buscar qué sitios son los más recomendados, qué restaurantes están mejor, y todas esas cosas.

mentor

Pero ahora imagina, que tu mejor amigo está viviendo hace años en esa ciudad. No solo podrás conocer los lugares turísticos, sino que también podrás disfrutar de esas pequeñas joyitas que solo la gente local conoce y, además, tu amigo conoce tus gustos entonces te llevará a los sitios que sabe que te van a interesar a ti.

En este caso, tu amigo sería tu mentor en ese viaje. Porque te podrá enseñar, aconsejar, contar su experiencia, y te guiará para que puedas conseguir tu objetivo de disfrutar al máximo ese viaje.

¿¿Y de dónde saco yo un mentor??

Un mentor es alguien que ha transitado un camino que tú quieres transitar, por eso, si tienes la suerte de tener en tu entorno a una persona que esté dispuesta a dedicar su tiempo en ti, aprovéchalo. Tal vez un amigo de la familia, ese profesor que ve ese algo especial en ti, o un profesional al que le pagues por sus servicios de mentoría, pero si no tienes a nadie así en tu entorno, o no tienes la oportunidad de contratar a alguien, igual puedes beneficiarte pasivamente de grandes mentores.

Mentores pasivos

Lo ideal sería que tu mentor te conociera personalmente, o al menos pudiera interactuar contigo. Pero, aunque esto no sea posible, y tu mentor no interactúe contigo, puedes encontrar mentores que en algún momento se hayan encontrado con alguien que esté en una situación similar a la tuya y hayan contado su experiencia y consejos.

Esos mentores pueden enseñarte y acompañarte en tu camino a través de los libros que hayan escrito, o tal vez puede ser un audio, o un video. Personas que han pasado por el camino que tú estás transitando hoy, y que han decidido compartir su historia y ayudar a otros.

Mis mentores

Para responder la pregunta que desató este post, voy a compartir contigo quienes fueron, y siguen siendo, mis mentores.

Si eres uno de mis Raiters, sabes que me gusta leer y que siempre estoy leyendo sobre distintas temáticas de mi interés, y te puedo decir que de todos y cada uno de los libros que he leído he aprendido algo. Algunos libros me han dejado mensajes profundos, otros me aportaron un par de tips, o conocimiento sobre algún tema específico y otros han sido tan malos que me enseñaron lo que no se debe hacer.

Pero como vimos al principio, un mentor hace mucho más que solo enseñar algo, con tu mentor conectas de alguna manera, aunque nunca lo hagas en la vida real, porque puede que hasta ya haya fallecido, pero se crea una conexión más allá del traspaso de información.

Por eso, si tuviera que elegir solo a un mentor, elegiría a Jim Rohn, el autor de 7 estrategias para alcanzar riqueza y felicidad

No solo he aprendido mucho de él, sino que me siento identificada con su filosofía de vida y cada día intento mejorar. Los principios que transmite los puedes aplicar a las finanzas y a cualquier ámbito de tu vida. Además de ser ameno, divertido y gracioso.

Me hubiera gustado verlo en persona en alguno de sus seminarios, pero para cuando me enteré de su existencia ya había fallecido. Lo bueno es que ha dejado una buena cantidad de libros, audios y videos de los que podemos seguir aprendiendoAquí te dejo uno, pero basta que pongas en Youtube “Jim Rohn” y tendrás videos para entretenerte un buen rato.

Mentor financiero

En lo que respecta exclusivamente a las finanzas, tuve otra gran mentora, Ann Wilson. La autora del libro The wealth chef. También me siento identificada con ella, a pesar de tener historias muy diferentes y vivir en países distintos, sus palabras resuenan conmigo. Ella por suerte sigue viva, compartiendo su conocimiento y hasta he tenido la oportunidad de contarle brevemente mi historia y agradecerle por haber sido parte de un gran cambio en mi vida.

Libros

Hay muchos libros que me han gustado muchísimo, y de los que he aprendido muchas cosas, incluso libros que recomiendo a todo el que se cruza en mi camino, como el de “la magia de pensar en grande” de David Schwartz, es un libro lleno de sabiduría, muy bien escrito, muy práctico y personalmente comparto la filosofía que transmite, sin embargo, no considero a David Schwartz como mi mentor.

Es difícil de explicar, pero un mentor conecta de alguna forma contigo. Aunque tan solo sea a través de un libro, pero está esa conexión que sientes como si te estuviera hablando a ti, y si bien el autor ni te conoce, te está hablando a ti, porque como ha pasado por una situación similar a la tuya, puede ponerse en tus zapatos y transmitirte la información y la experiencia de una manera cercana.

Y una de las tantas ventajas que tiene tener un mentor, es que cuando uno se encuentra en una situación en la que no sabe qué hacer, se puede preguntar a uno mismo… “¿qué hubiera hecho mi mentor si estuviera en esta misma situación?” y de pronto las cosas se ven mucho más claras.

Infinitos mentores

A lo largo de la vida uno va teniendo varios y distintos mentores, y a medida que uno va cambiando, va resonando con distintas personas que se cruzan en nuestro camino. Por eso creo que todos tenemos, o deberíamos tener, muchos mentores.

Una de las frases célebres de Jim Rohn era “Don’t be a follower, be a student” (no seas un seguidor, se un estudiante). Aunque encuentres un mentor que resuene contigo, nunca sigas a ciegas a nadie, al fin y al cabo, tú eres el que va a tener que vivir tu vida.

Te invito a que busques tu propio mentor, ya sea que puedas contactar personalmente con él o que puedas conectar a través del material que haya dejado como legado, que uses las enseñanzas de ese mentor como guía, pero nunca te olvides de tu propia individualidad. Aprende, inspírate, pero toma tus propias decisiones, y hazte cargo de las consecuencias.

Y tú ¿ya sabes cuáles han sido tus mayores mentores?¿o todavía andas buscando?

Te leo en los comentarios.

¡Éxitos!

Alita

Insert Call to Action

About the author 

Alita

You may also like

Ganar Dinero desde Casa: 15 ideas prácticas

Gastos Necesarios e Innecesarios

Enfermedades del Dinero y Trastornos Monetarios

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our newsletter now!

>
A %d blogueros les gusta esto: